¿Habrá efecto W? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
26ºC
Actualizado 03:49 pm

¿Habrá efecto W? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-18 05:00:00

¿Habrá efecto W?

El prestigioso economista Joseph Stiglitz, puso el dedo en la llaga.
¿Habrá efecto W?

Aseguró que podría haber una “recaída” de la actual crisis económica en el mundo, luego de los pequeños síntomas de recuperación que se están dando en este momento.

“Habría lo que se conoce como caída en W, que pasa una primera recesión, muestra una muy leve recuperación y vuelve a caer para después de un rato sí empezar una recuperación; esto tendrá un efecto sobre toda la economía mundial, ya que Estados Unidos representa el 30% del ingreso mundial e importa el 33% del comercio internacional”, precisó Stiglitz en declaraciones a medios internacionales.

Para el experto, y con lo que coinciden varios economistas alrededor del mundo, el Tesoro de Estados Unidos espera al menos un millón de familias devolviendo sus casas en los próximos meses, así como la entrega de inmuebles comerciales por no poder  pagar, con lo que se prevé un severa y prolongada crisis hipotecaria.

Nouriel Roubini, economista estadounidense, profesor de la Universidad de Nueva York, también lo ha dicho en prestigiosas publicaciones económicas. “El riesgo de una recesión de doble caída es grande. Una vez pasado el efecto benéfico de los planes de reactivación, los estados no tendrán más opción que debilitar la recuperación, acortando los gastos públicos o dejando correr su déficit”, señaló.

La realidad

Para algunos analistas colombianos, las palabras de estos dos reconocidos economistas no deben ser tomadas a la ligera ya que efectivamente, es posible que la “recaída” sea una realidad.

Memphis Viveros, asesor empresarial de la firma Creadores de Valor, señala que una situación de este tipo ya ocurrió en el mundo. “En 1937, en momentos en que Estados Unidos se recobraba del crack de 1929 y volvía al crecimiento, el banco central estadounidense (Fed) cortó los flujos del crédito por miedo a la inflación, provocando una recaída del producto interno bruto (PIB) de -3,4%”, dijo.

Asegura que algunos dicen que podría ocurrir mientras que otros hablan de lenta pero segura recuperación; “Lo cierto es que una recesión de doble caída provocaría un frenazo brutal de la actividad comercial en todo el mundo”, dice.

Agregó que precisamente, pensando en este panorama, Organizaciones internacionales tradicionalmente alérgicas al déficit (FMI, Ocde) aconsejan además a los Estados no reducir brutalmente sus gastos para no asfixiar la recuperación.

“La cuestión del ritmo no resolverá todo. Una vez que pasen los efectos de los planes de reactivación, el sector privado deberá imperativamente tomar el relevo de la inversión pública para consolidar la recuperación. Y es ahí donde radica el problema.

“Debilitadas por la crisis y sometidas a restrictivas condiciones de crédito, las empresas no tienen mucho ánimo para invertir.

“Paralelamente, el anunciado incremento del desempleo debe asestar un nuevo golpe al poder de compra y al consumo de las familias, el tradicional motor del crecimiento (un 70% del PIB estadounidense)”, dijo.

Por su parte, Felipe Gómez Bridge, jefe de Inversiones de Compass Group, asegura que el país debe estar preparado para diferentes escenarios; tanto una recaída como un boom de la economía. “Así como el gobierno fue muy exitoso para esquivar la crisis implementando políticas para mantener la confianza del inversionista, se espera que también sea proactivo diseñando una serie de medidas que habría que ejecutar si se llegara a presentar la reacción contraria. Esta, que sería consecuencia de una probable alta entrada de dólares en el futuro, proveniente de exportaciones de bienes básicos y de financiación en dólares del gobierno y del sector privado, podría traer problemas a otros sectores de la economía que pierden competitividad con una moneda más fuerte”, explicó.

Para el analista, sea cual sea el escenario, las políticas a asumir deberían ser proactivas -no reactivas como las implementadas en mayo de 2007 con los controles de capital- buscando que las industrias que no tienen tanta competitividad en este nuevo modelo minero-energético, se transformen y conserven al máximo el empleo para el país. Las industrias deberán enfocarse más al servicio, a generar más valor agregado y a encontrar su nicho tomando ventaja del acceso al mundo que la actual apertura económica brinda.

Julián Cardenas de Corredores Asociados, asegura que es posible que se dé una doble caída, pero esa situación afectaría más a Estados Unidos y a Europa que a las economías emergentes.

“Es posible que se dé una doble caída; pero sería de menor magnitud de la actual. Lo que pasa es que la economía cayó de una manera tan pronunciada que el proceso de recuperación se ha reflejado con cifras muy elevadas; luego vendrá un período de calma que para muchos es leído como un proceso de recesión”, anotó Cárdenas.

“Lo único claro es que la economía de Estados Unidos, y la del resto del mundo tardarán en recuperase. Pero en Colombia, las cosas han sido algo diferentes y el camino es mejor”, precisó.

De acuerdo con Peter Cappelli, profesor de Gestión de Wharton, “el gran desafío consiste en gestionar las expectativas. Los buenos tiempos pueden tardar un poco en volver y puede que el recorrido sea accidentado. Las cosas pueden empeorar si las empresas creyeran que todo ha vuelto a la normalidad e, inmediatamente, a continuación la situación se complica, lo que exigiría más recortes de costos y despidos. Por lo tanto, la tarea consiste en saber qué hacer para evitar que las empresas se embarquen en expectativas irreales cuando la economía se recupere de nuevo”.

Stephen Roach, presidente de Morgan Stanley  Asia, coincide en que la recuperación va a ser muy débil y eso la hace vulnerable. “Las economías que tienen una recuperación débil son vulnerables. Cuando el principal sector de la economía estadounidense, que no es otro que el de los consumidores, se va a recuperar al ritmo más débil de su historia, eso significa que Estados Unidos no tendrá el colchón que en otras ocasiones lo ha protegido de distintas perturbaciones económicas.

“Hay una posibilidad entre tres de que la economía sufra una recaída. Las economías débiles crecen a lo que yo llamo velocidad de despegue, como cuando un avión levanta el vuelo, y esa es una situación que en la economía está expuesta a muchas perturbaciones. Esta visión es válida tanto para Estados Unidos, como para la economía global”, dijo esta semana en una entrevista en España.

LO QUE DIJO STIGLITZ

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2001, teme una evolución de la crisis económica en forma de “W.

“Es difícil saber si habrá o cuándo habrá una W. Hay una serie de riesgos económicos sustanciales ante nosotros. Un riesgo para el sector financiero, por ejemplo, procedente del sector inmobiliario comercial. Hay riesgos para la economía real por la falta de ingresos de los Estados y la retirada de los paquetes de estímulo en 2011, supondrá un golpe negativo para la economía”.

“Si los efectos negativos que he descrito se cumplen, lo que es muy probable cuando termine el reajuste de inventarios, la economía entrará en una segunda caída”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad