Reunificación de Alemania: la historia sólo se repite si se quiere | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Feb 20 2018
22ºC
Actualizado 09:30 pm

Reunificación de Alemania: la historia sólo se repite si se quiere | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-18 05:00:00

Reunificación de Alemania: la historia sólo se repite si se quiere

Reunificación de Alemania: la historia sólo se repite si se quiere

Dos décadas después, las voces del triunfalismo democrático y las del temor deben guardar respetuoso silencio frente a los hechos. El totalitarismo y el caudillismo se reinventan en el mundo contemporáneo bajo etiquetas “políticamente correctas”; la democracia y la libertad aún no superan su propia crisis alentando tales fenómenos y la sombra de la carrera armamentista reaparece como efecto y causa de nuevas y viejas formas de polarización.

La imprevisibilidad de estos hechos es una nueva demostración de cómo las decisiones individuales y colectivas definen o alteran el curso de la historia. Esta lección es una invitación a tomar las decisiones correctas para orientar nuestro camino.

La primera decisión es entender que la democracia nunca estará terminada: el dinamismo de la vida social y el ejercicio de la autonomía generan transformaciones permanentes en los intereses de los individuos. Estos cambios traen consigo nuevas posibilidades, nuevas necesidades de diálogo y de reconocimiento de nuevos grupos y realidades.

En este orden de ideas es deber de todo ciudadano, especialmente de aquellos que cumplen funciones de representación política en cualquier país, velar, fomentar y perfeccionar las características de todo sistema genuinamente democrático como la libertad de asociación, de expresión, de voto y la competencia electoral periódica.

Tal compromiso con la democracia nos debe llevar a rechazar todo intento de minarla.

En el caso latinoamericano, es indispensable avanzar en un perfeccionamiento de la Carta Democrática de la OEA, tal y como lo habíamos comentado en columnas anteriores.

Una segunda decisión es orientar la política en función de quienes no tienen oportunidades y la reconstrucción de la clase media en el mundo. Sin duda, la crisis de la democracia y de instituciones como el Congreso se manifiesta en su incapacidad para atender las demandas sociales, muchas de ellas acumuladas a través de los años.

La ley, el producto más característico del sistema democrático, en nada se parece a la entrega de subsidios de vivienda o salud, la orden de ingreso a un colegio o una vinculación laboral que son las demandas concretas de buena parte de los ciudadanos.

Nos corresponde a todos ser creativos en esta tarea y plantearnos retos como el sostener en Colombia el impuesto al patrimonio para el cumplimiento de metas sociales, así como iniciar una intensa actividad diplomática para que en los foros económicos se incluyan las variables de Seguridad Humana con igual importancia, y la pobreza no sea la forma de generar “confianza inversionista” y competitividad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad