“… No quiere estar conmigo” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Miércoles 26 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Salud
2008-08-18 05:00:00

“… No quiere estar conmigo”

“… No quiere estar conmigo”
“Ya no le gusto”, “¿será que hay otra persona en su vida?”, “esto se acabó”. Expresiones como éstas son las que cada vez toman mayor protagonismo en aquellos hogares en los que las parejas deben enfrentar la indiferencia sexual de su compañero.

Las caricias, los besos y las insinuaciones que antes daban inicio a los momentos de pasión, ya no tienen el mismo efecto. Ahora “me duele la cabeza”, “no quiero”, “quiero descansar” o “no me molestes”, son las respuestas.

Rocío es un ama de casa de 48 años que no siente interés de explorar su vida sexual tan frecuente e intensamente como su esposo.

“Mi esposo quiere estar conmigo día por medio pero yo no. Casi me siento obligada porque, de lo contrario, se molesta y me dice que ya no lo quiero. Yo accedo porque me da miedo que él quiera buscarse otra mujer”, afirma Rocío.

De acuerdo con el psicólogo Carlos Mauricio Peñalosa Pedrosa, las consecuencias que puede traer para la pareja la falta de interés por los encuentros sexuales, es que uno de los dos busque alternativas extramatrimoniales para satisfacer la necesidad de un buen desempeño sexual.

La psicóloga Olga Susana Otero, explica que quien no recibe respuesta de su pareja puede sentirse triste e, incluso, despreciado, viviendo así un dolor que generalmente ocasiona rabia.

“Los efectos negativos que puede vivir una pareja que no tiene relaciones sexuales se darán en la misma medida que la pareja maneje el tema. A menudo cuando se enfrenta el conflicto a fondo y se trata con comprensión y diálogo, se reconstruye la sexualidad”, afirma Olga Susana Otero.

Perder la unión

¿Cuáles son los aspectos que pueden estimular el desinterés sexual?

El psicólogo Peñalosa Pedrosa dice que son variados los factores que pueden influir en el desinterés sexual. Uno de estos podría ser la monotonía en las relaciones, es decir, cuando las parejas no exploran otras alternativas para el disfrute sexual

“Por ejemplo, el hombre sólo establece una manera de excitarse y deja a un lado otras opciones, como el erotismo para seducir a su pareja”, afirma el psicólogo, quien reconoce que un segundo factor que puede influir en la pérdida del deseo es la primera impresión del rendimiento en la relación genital, en la que alguno de los dos no cumplió con las expectativas de ritmo, frecuencia y duración.

Muchos hombres, agrega el psicólogo, establecen una relación con miedo al temor de no cumplir con lo que espera su cónyuge, lo cual puede provocar que se sienta inferior a su compañera.

La psicóloga Olga Susana Otero señala otros aspectos que pueden influir en el desinterés sexual.

“Comunicación rota y distante en el matrimonio, la presencia de temas tabú que no hablan para evitar problemas, conflictos sin resolver, que uno o los dos piensen que el otro ya no los ama o que aman a otro”, dice Olga Susana, para quien es claro que si se rompe la comunicación y la sexualidad, se puede romper la pareja. Sin embargo, en algunas parejas se acaba la sexualidad pero el amor y el afecto se convierten en lo más importante.

También es posible, afirma la psicóloga, que quien retire la disposición por las relaciones sexuales lo haga por rabia o por sentimiento intencional de un conflicto no resuelto y que les parece difícil retomar verbalmente. En este caso la solución es el diálogo.

Una nueva oportunidad

El hecho de que uno o los dos en la pareja no tenga deseo por el encuentro sexual, puede significar que algo está marchando mal.
Así lo expresa el psicólogo Carlos Mauricio Peñalosa Pedrosa, quien destaca que es saludable para los dos explorar nuevas formas de excitación y de disfrute sexual. No sólo la penetración es la única manera para sentirse satisfecho en el desempeño genital.

“Las relaciones sexuales son puntos de referencia y eso hace que las expectativas ganen espacio. La pareja es un ser humano con muchas potencialidades. No es un actor o actriz porno”, señala Carlos Mauricio, quien continúa diciendo que debe entenderse que lo sexual y genital no representa todo en una relación. Existen otros aspectos como lo económico, familiar, cultural y espiritual.

“El bloqueo sexual debe ser abordado en pareja, aunque la situación inicie en uno de los dos. No se trata de juzgar al otro, sino de apoyarlo y brindarle opciones de cambio. Esto muestra la madurez de la relación”

“Cuando se desarrolla un plan terapéutico se espera que el deseo sexual regrese, entendiendo que esa ausencia puede estar dada por un bloqueo emocional o de acceso inapropiado a la pareja”, concluye el psicólogo Carlos Mauricio Peñalosa Pedrosa.

LA VOZ DEL EXPERTO
Consecuencias en el matrimonio
Agustín Herrera de Arcos
Especialista en sexología

“Las consecuencias que se reconocen con mayor frecuencia en las parejas que no disfrutan de su vida sexual, son las crisis y la separación. También consecuencias menos duras como conflictos, dificultades, pocas probabilidades de comunicación.

Al inicio de la vida matrimonial los cónyuges tienen deseos casi similares, pero cuando dan inicio los problemas, las discordias, las dificultades y la ‘desarmonía’ por los enfrentamientos, comienzan a verse que estos factores influyen en que uno tiene más ganas que el otro.
Para que vuelva la atracción de la vida psicosexual, se requiere esencialmente encontrar las causas de la pérdida de la comunicación, de los criterios, del compartir.

Casos como la menopausia en la mujer influyen para que ella pierda el deseo sexual. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el hecho de que se le vaya la ‘regla’ no quiere decir que tienen que írsele los deseos.

La tarea es que ella, junto con su esposo, visite un especialista calificado para que haga una evaluación adecuada”.

Publicada por
sdiaz@vanguardia.comSergio Emiro Díaz Santos
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones