Calle 13 y la hoguera medieval | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
23ºC
Actualizado 05:58 pm

Calle 13 y la hoguera medieval | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-23 05:00:00

Calle 13 y la hoguera medieval

Cuando una camiseta, un grafiti o una canción provocan vetos, pronunciamientos de la Cancillería y alcaldadas, es porque las cosas están muy mal. Lo que “Residente”, el cantante de Calle 13 exhibió en su camiseta, no es un ataque contra la dignidad nacional.
Calle 13 y la hoguera medieval

Si él piensa que las bases militares gringas en Colombia son un sesgo belicista de Uribe y si además se arriesga a ponerlo en su camiseta con el lance verbal de “Uribe para – militar- bases-”, no estamos ante una bomba ni ante un ataque terrorista.  Es su opinión, su postura política (que nos guste o no es otro cuento). Dejémonos de crisis histéricas y deplorables de “patrioterismo”. Ni él habla en nombre de un Estado –es puertorriqueño el “Residente” este- ni Uribe es un monarca de los que encarnan la dignidad del Estado.

Todavía estamos en una República y el ciudadano Presidente no es más que eso, un servidor público sujeto a críticas, centro de discusiones políticas sanas y necesarias. El único que podría considerar la camiseta como una ofensa es Uribe, como ciudadano corriente. Eso basta para entender que el asunto no es de Derecho Internacional Público y, por consiguiente, la Cancillería no tendría nada qué decir. En Italia están impulsando un concurso literario sobre la muerte de Berlusconi y no por eso el gobierno sacó a los “Carabinieri”. Ahora bien, que el alcalde de Manizales vete la presentación artística (nos guste o no Calle 13), no es más que una alcaldada provinciana y rupestre que ejemplifica la devaluación de la libertad de expresión. Así, ¿cómo podremos cambiar balas por palabras? Disentir en una democracia no es traicionar a la patria.  A los tiranos los instauran los mismos pueblos.

***

Otro tercio de la misma corrida: Que no se informe a las mujeres en los planteles educativos sobre sus derechos sexuales y reproductivos y sobre los casos en que el aborto no está penalizado en Colombia, como lo pretenden la Procuraduría y la Iglesia Católica, equivale a la vieja e inmoral práctica de secuestrar la libertad humana y mantenerla presa del miedo y la ignorancia. Adelante con la cátedra de derechos sexuales y reproductivos, sin censuras ridículas y medievales, para formar individuos del siglo XXI, ilustrados, cultos y libres. Después, que cada cual haga lo que se le dé la gana.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad