Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 03:39 pm

Una vida de Jesús | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-24 05:00:00

Una vida de Jesús

Un ilustre amigo residente en Bucaramanga, ha escrito un libro curioso e interesante con el mismo nombre de esta Cavilación, que próximamente será publicado por Editorial SIC de esta ciudad, en el que nos presenta una nueva visión del Maestro Jesús, según él dictada por los extraterrestres y más concretamente por su maestro espiritual Sanat Kumara, más conocido como “El Anciano de los Días”. Generosamente él me ha concedido el honor de que yo le haga la revisión gramatical y de estilo, lo cual agradezco de todo corazón.
Una vida de Jesús

Como me es muy difícil abandonar mi formación matemática y de ingeniero mecánico e industrial, acometí esta tarea con cierto escepticismo porque de estas cosas de extraterrestres debo confesar que sé muy poco, pero, concluida la tarea, debo también reconocer que la lectura de este documento me ha resultado enormemente interesante e inspiradora.

Permítanme transcribir aquí un párrafo de los muchos valiosos e interesantes que he encontrado en esta sugerente obra, que aparece en el capítulo sobre “El Cuarto Período” de la vida de Jesús, precisamente en lo que se ha llamado su “Vida Pública”. Dice así:

“Cuando Jesús hacía un milagro, levantaba sus ojos y sus manos hacia arriba pidiendo a su Padre la ayuda Divina. Esa energía del Cosmos, Jesús la pedía para iniciar sus milagros y su poder sobre todas las cosas materiales y espirituales. Esa energía entraba por sus manos, la tomaba su cuerpo y de allí la dirigía para hacer sus milagros. Esas irradiaciones y campo magnético actuaba allí donde Jesús deseaba, si era para sanar enfermos, para dominar la naturaleza o para levantar muertos, trayendo nuevamente su espíritu hacia el cuerpo. Esa energía la tiene todo iniciado al final y todo maestro o extraterrestre para hacer el bien a los humanos. Todo ser humano, con el tiempo, pidiéndolo, puede hacerlo. Pero si no lo hace de esta manera, todo estará paralizado en el ser humano. Lo único que perdura es el dominio mental hacia las cosas materiales, más se ha descuidado cultivar el espíritu del hombre. Para hacer milagros no solamente se debe pedir la ayuda, sino se debe unir el espíritu con el Templo del Corazón. Así es como al Maestro Jesús le aumentaron sus poderes hasta el fin de sus días en la crucifixión y muerte, sin poderlos usar para su propia defensa”.

Esto me recuerda a mi maestro de Homeopatía, el doctor Juan de Dios Pinzón Gómez, no sólo un gran médico sino también un gran sanador, quien, luego de su anamnesis, la toma de los datos clínicos relevantes y de la Historia Clínica, oraba internamente mientras estaba en contacto físico con su paciente. Secreto de la medicina que los sanadores conocen a cabalidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad