Las dos cartas de Noemí | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 09:41 pm

Las dos cartas de Noemí | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-24 05:00:00

Las dos cartas de Noemí

Noemí  Sanín  le lleva una ventaja a los demás candidatos: juega con dos cartas. Si Uribe no se presenta, ella continuará las políticas de Uribe y se proyectará como una candidata uribista. Y si se presenta, se la jugará con la oposición, para lo cual hará valer sus antecedentes de que se ha opuesto a la reelección, de que le ha dicho en la cara a Uribe que no está de acuerdo, de que ha comprado el referendo, en fin, todas esas credenciales para que surtan efecto entre el electorado.   
Las dos cartas de Noemí

Al no presentarse Uribe, quedan vigentes las candidaturas de Santos, Arias, Petro, Vargas Lleras y en la sombra, César Gaviria.   ¿Tendrá el uribismo la suficiente cohesión y disciplina para aceptar las condiciones de una consulta en donde salga un solo candidato uribista, donde jueguen Arias, Santos y Noemí? Le tocaría a Uribe estar vigilando o servir de árbitro.

¿Cuál de ellos tendría la mayoría?  Antes esta sería una pelea de toche con guayaba madura. Noemí se los hubiera llevado fácil. Pero luego del paso por los ministerios de Santos y Arias, la cosa empezó a cambiar. A la hora de ahora, el más fuerte sería Santos, a quien le ayudaría la presión internacional por el efecto de Venezuela y Ecuador. En este último país con boleta de captura en su contra. Y a su vez, con la incontinencia verbal de Chávez que pueda impulsarlo aún más. Así que Noemí  y Arias tendrían que unirse para hacerle frente a Santos.

En el otro escenario, al lanzarse Uribe, tanto Santos como Arias vuelven caras y se unen en torno a él. ¿Y Noemí? A buscar alianzas para tratar de aglutinar la oposición, en donde se vería fuerte Gaviria por su condición de expresidente, su aureola de estadista y de manejador de conflictos latinoamericanos desde la OEA.

¿Qué haría la oposición? Si no se pone de acuerdo en un solo candidato, aquello se convertiría en una nueva guerra de Palonegro, de fusil contra machete y palo. El  partido liberal, el Polo y una parte minoritaria del conservatismo, lo mismo que los independientes, ahora fortalecidos con Peñalosa, Mokus y Garzón, podrían conformar un bloque fuerte.

¿Qué clase de candidato los uniría? El iberalismo, o sea Pardo o Gaviria, en ningún momento entregarían la vocería y la candidatura de la oposición a Petro. Pero este a su vez no escogería a Pardo. Noemí  sale por la borda al  haberse presentado como candidata conservadora y no independiente, como lo había hecho en otras oportunidades, perdiendo fuerza y oportunidad. Luego ahí se impondría una candidatura de César Gaviria. Noemí  no la supo jugar en esta ocasión y se encuentra en una situación muy difícil de sortear. El juego  de las dos cartas, si le da juego para aparecer en los dos escenarios contemplados, en ninguno de ellos tendría suerte. Esta sutileza de la política de Noemí, tan ambigua, no la entiende el electorado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad