Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

Colombia: más allá del miedo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-25 05:00:00

Colombia: más allá del miedo

Colombia: más allá del miedo

Escribir esta columna genera sensaciones encontradas. Por un lado, parece fácil, pues rápidamente hay algo qué decir. Aflora la indignación, una cierta rabia interna ante la irracionalidad de estas conductas y una amarga sensación de impotencia ante los hechos; preguntas como ¿por qué? ¿para qué? ¿qué hacer? agobian nuestro pensamiento.

Por otro lado es difícil escribirla. Quisiéramos que nuestras palabras contribuyeran a abrir caminos de reconciliación; sin embargo, para ello deben ser atendidas por aquellos a quienes se dirigen; es indispensable que el interlocutor esté en disposición de oír, de reflexionar con ellas y sobre ellas.

¿Qué son nuestras palabras ante las imágenes de dolor y de horror que trae la guerra? ¿Cómo podrían nuestras palabras ser más fuertes que ellas para tocar el corazón y el entendimiento de quienes dirigen a las Farc y a otros grupos al margen de la ley? ¿Qué pretenden? ¿Cómo pueden darle la espalda al dolor de nuestros soldados, nuestros niños y campesinos mutilados por las minas, nuestros desplazados mendigando un pan y un techo? ¿Cómo pueden mantener a otros colombianos atados con cadenas en campos de concentración? ¿

No me dirijo pues a los cabecillas de las Farc. Me dirijo hoy a aquellos jóvenes que quizá fueron reclutados forzosamente, o que quizá por la misma impotencia a que me refería al inicio, encontraron en el camino de la violencia una opción de vida; me dirijo a aquellos que no han olvidado a sus padres y hermanos y les comparto una frase de Gandhi que quizá pueda llegarles mientras deambulan por las selvas de Colombia: “Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible”.

También me dirijo a quienes creemos que cualquier camino es mejor a la violencia y la intimidación. Los invito a que no caigamos en la trampa del miedo. El temor nos hace encerrarnos, levantar muros, desconfiar, romper lazos sociales; el miedo apela a los instintos de supervivencia, el miedo trae violencia; el miedo es un gran opresor pues justifica el uso de la fuerza.

Enfrentar el miedo es impedir que nos domine y oriente nuestras acciones. Tomar esta decisión es fundamental para la supervivencia de la sociedad colombiana. El camino está dado, debemos fortalecer todo aquello que el miedo resquebraja: crear confianza, recuperar la fe, afianzar la participación, insistir más allá del cansancio en el respeto y la solidaridad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad