Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Justicia divina | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-25 05:00:00

Justicia divina

Laminada dentro de su billetera, el concejal de Bogot√° Vladimir Melo guarda una hermosa ¬Ďcartica¬í que su esposa, Alexandra D√≠az Lezama, le escribi√≥ en un momento dif√≠cil. Acababan de dar los resultados de las elecciones de 1997 y su joven esposo no hab√≠a sido elegido edil de Puente Aranda. En medio de la derrota, ¬ĎAleja¬í tom√≥ una hoja, y por lado y lado, le ratific√≥ su amor y su confianza de que iba a ser un gran pol√≠tico.
Justicia divina

Ella, que desde ese momento siempre lo acompa√Ī√≥ en su ascendente carrera, no pudo ver a su esposo posesionarse el pasado 6 de agosto como uno de los 42 concejales de Bogot√° por el Partido Cristiano de Transformaci√≥n y Orden (Pacto). Ella fue asesinada de forma misteriosa en su casa, de un disparo en la cabeza, el viernes 17 de julio, y todos los indicios, seg√ļn la Fiscal√≠a y las autoridades que siguen el caso, apuntan a que su esposo ser√≠a el autor intelectual del crimen.

La noticia tiene sorprendidos a los bogotanos, pues los esc√°ndalos de sus concejales generalmente son por corrupci√≥n y no por un asesinato. Pero las autoridades indagan otros misterios que rodean a este hombre de 34 a√Īos, quien estudi√≥ ciencia pol√≠tica en la Universidad Nacional.

Al ser interrogado hace 15 d√≠as por SEMANA sobre el crimen de su esposa, Melo no pudo contener el llanto en varias oportunidades y confes√≥ que a pesar de ser cristiano, se hab√≠a declarado en ¬ďhuelga con Dios. La fe se me fue al piso, porque no entiendo c√≥mo permite que pasen esas cosas¬Ē.

Pero mientras Dios se pronuncia, las autoridades est√°n tratando de desentra√Īar todo lo ocurrido el viernes 17 de julio, un d√≠a antes de que Alejandra cumpliera 30 a√Īos. Su esposo la invit√≥ a comer para celebrar. ¬ďHab√≠amos estado todo el d√≠a juntos y antes de anochecer, ella se adelant√≥ a la casa para alistar las piyamas y todo lo necesario para dejar a sus hijos de 8 y 10 a√Īos en casa de la abuela¬Ē. Al rato, Melo y sus hijos llegaron al apartamento, sacado de una divisi√≥n de una de las casas amplias de Ciudad Montes, al sur de la ciudad, para recoger a su mam√°. ¬ďNosotros ten√≠amos un juego. Cuando alguno llegaba con los ni√Īos y el otro estaba en la casa, toc√°bamos el timbre. Los ni√Īos se escond√≠an y al abrir la puerta, sal√≠amos a buscarlos o ellos nos asustaban¬Ē.

Tras timbrar insistentemente, Alejandra, quien trabajaba en la secretar√≠a de Ambiente en el Centro de Flora y Fauna de Engativ√°, segu√≠a sin abrir la puerta. ¬ďAl ver que no sal√≠a, abr√≠ la puerta con mis llaves, entramos y los ni√Īos salieron al primer piso. La llam√© y no me contest√≥, y yo, molesto, sub√≠ al segundo piso a buscarla. La encontr√© en el cl√≥set, muerta, con un disparo en la cabeza¬Ē, dijo Melo.

De inmediato, baj√≥ las escaleras para evitar que los ni√Īos la vieran y los llev√≥ donde el vecino. Le pidi√≥ el favor de cuidarlos, porque algo grave hab√≠a pasado. El futuro concejal regres√≥, llam√≥ a la Polic√≠a y en medio del dolor empez√≥ a gritar: ¬ďMe la mataron, me la mataron...¬Ē. As√≠ se enteraron los dos ni√Īos de lo que le hab√≠a ocurrido a su mam√°.

Seg√ļn Melo, el asesino entr√≥ por una ventana para robar la casa. Alejandra se escondi√≥ en el cl√≥set y al tratar de llamarlos o enviar un mensaje desde su celular, fue sorprendida y le dispararon. Otra versi√≥n es que Alejandra se encontr√≥ con el ladr√≥n, quien al descubrirla, comenz√≥ un forcejeo y le dispar√≥. Los ladrones se habr√≠an llevado 12 millones de pesos y otras cosas de valor.

Pero desde un principio las autoridades comenzaron a desconfiar de lo ocurrido. Primero, porque seg√ļn fuentes policiales, Melo empez√≥ a contradecirse en su versi√≥n. Lo otro, porque el asesinato con arma de fuego y con un solo disparo demuestra m√°s el trabajo de un profesional que iba con la tarea de matarla que a robarla. Y tercero, por una versi√≥n que lleg√≥ a la Fiscal√≠a pocos d√≠as despu√©s del sepelio, en el que Melo pronunci√≥ unas sentidas palabras sobre la vida, el amor, la familia y su esposa asesinada.

Seg√ļn esa versi√≥n, los sicarios trataron de hacerle la ¬Ďdoble vuelta¬í al concejal, pues trataron de extorsionarlo. Finalmente, uno de los implicados le cont√≥ a la Fiscal√≠a que el concejal Vladimir Melo los hab√≠a contratado para asesinar a su mujer y atentar contra un compa√Īero del cabildo municipal, al parecer su mentor pol√≠tico. Y para demostrar lo ocurrido, el sicario d√≠as despu√©s entreg√≥ la llave de la casa con la que hab√≠an entrado y esperado a la v√≠ctima para asesinarla. La misma versi√≥n fue contada a SEMANA por uno de los abogados de los sicarios.

Seg√ļn el expediente, ese viernes 17 de julio Melo y sus hijos llegaron reci√©n ocurrido el crimen y los asesinos tuvieron que buscar otra salida. Eso explicar√≠a la demora del concejal en entrar a la casa y que uno de los hijos le haya dicho a la Polic√≠a que cuando estaba escondido vio que las cortinas de la casa se movieron y pens√≥ que era su mam√°. Y lo otro es que una vez Melo dej√≥ a los hijos con el vecino, tras encontrar el cuerpo de su esposa, procedi√≥ a desordenar su residencia para fingir el robo, ya que los sicarios no tuvieron tiempo de hacerlo.

Pero la versi√≥n que narr√≥ Melo a SEMANA se contradice con las de otros testigos consultados. Ese d√≠a, Melo llam√≥ a un asesor del pastor Guillermo P√°ez, quien estaba en Neiva en correr√≠a pol√≠tica. ¬ďVladimir empez√≥ a decirle que acababa de entrar a su casa y que al parecer los hab√≠an robado. Empez√≥ a narrar lo que ve√≠a, el desorden, los 12 millones de pesos que ten√≠a en el armario... al abrirlo le dijo: ¬ĎAleja, Aleja, me la mataron, me la mataron hermano¬í¬Ē, narr√≥ a esta revista un testigo presencial. Al enterarse de lo ocurrido, el concejal P√°ez llam√≥ al oficial de Polic√≠a encargado de la seguridad del Concejo para que ayudaran a su pupilo pol√≠tico.

El viernes, el concejal se declaró inocente del asesinato de su esposa y advirtió que todo era un montaje de enemigos que quieren acabar con el Partido Cristiano de Transformación y Orden (Pacto), creado por el apóstol Gustavo Páez Merchán a través de firmas. El segundo renglón de la lista era Melo, quien llegó como miembro de la Iglesia Cruzada Cristiana Vida en Acción y líder juvenil. Aunque no salió electo, siguió haciendo política hasta cuando llegó en agosto al Concejo, cuando el apóstol Páez renunció para aspirar al Senado.

Lo extra√Īo es que a pesar de ser su mentor y su imagen a seguir, las autoridades tienen testimonios de los sicarios en los que dicen que adem√°s de mandar a asesinar a su esposa, les encarg√≥ hacerle lo mismo al ap√≥stol P√°ez, al parecer para encubrir el crimen. De hecho, todo el esquema de seguridad del ap√≥stol y ex concejal fue modificado hace un mes por la Polic√≠a, porque ten√≠an informaci√≥n de que iban a atentar contra √©l.

Lo cierto es que Melo, quien fue contratista por cuatro a√Īos en TransMilenio, trabaj√≥ por la comunidad de Puente Aranda y tiene un peque√Īo ej√©rcito de j√≥venes que lo apoyan, deber√° aclarar muchas de las dudas que hay en su contra y si es cierto que lo hizo porque su esposa se dio cuenta de que le era infiel.

Seg√ļn el expediente de la Fiscal√≠a, Alejandra encontr√≥ en el celular de su esposo un video en el que estaba teniendo relaciones con otra mujer, al parecer cercana a la dirigencia de Pacto. Desde ese momento empezaron los problemas entre la pareja. Ella le pidi√≥ el divorcio y lo amenaz√≥ con contarle todo al pastor de la iglesia y al ap√≥stol P√°ez. Melo se opuso, dici√©ndole que eso pod√≠a acabar su carrera pol√≠tica y su reputaci√≥n dentro de la comunidad cristiana. Habr√≠a contactado entonces a alias el ¬ĎGuamo¬í, quien tiene un taller de mec√°nica en San Andresito de San Jos√©, y √©ste habr√≠a contratado a sicarios a sueldo para asesinar a Alejandra. Uno de estos es Jonathan Fabi√°n Melo Mart√≠nez, quien recibi√≥ cinco millones de pesos.

Aunque las audiencias de imputación de cargos seguían el viernes y el caso continuará asombrando a los bogotanos, lo más seguro es que sólo Dios conozca las razones del corazón para cometer un crimen tan atroz.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad