Silvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Ene 16 2018
21ºC
Actualizado 06:21 pm

Silvia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-26 02:33:43

Silvia

Silvia fue, en esencia, un espíritu libre. Y ya sabemos cuán difícil es serlo, en este tiempo de siglas y clichés. Entendía que existían una ética y una moral que no tenían nada qué ver con credos religiosos ni con fetichismos de iglesias y de templos. Si Dios existe, no necesita intermediarios. Ella era hija de la ilustración, del libre examen y del radicalismo. No negociaba su alma y su compromiso era con la verdad y la justicia.
Silvia

Su prosa era clara y directa cargada de ironía y de humor en sus artículos. En sus novelas, el lenguaje se deleita

y se enriquece con la palabra precisa y la frase que deslumbra.

Apasionada por la historia, por el dato exacto, por el momento histórico, por la psicología del personaje analizado y estudiado de manera exhaustiva y total. No le importaba el tiempo que podía demorarse escribiendo un libro.

Como su recia personalidad no admit√≠a los esguinces, ni los meandros, no iban con ella las medias tintas ni la miserable costumbre del susurro hip√≥crita, ni el ¬ďpresunto¬Ē o el se presume¬Ē, chocaba naturalmente con esa sociedad del disimulo, del temor a la

verdad, de la apariencia hueca y acartonada.

Silvia tuvo a su lado a un grupo de amigos y a un pu√Īado de seres que la quer√≠amos mucho. Nosotros supimos de su bondad, de su lealtad, de su maravilloso sentido del humor, de su gracia; de su pasi√≥n por los libros y por ciertos autores. ¬°Si lo sabr√© yo que fui su librero elegido! ¬°Si sabr√© yo de su pasi√≥n por Saramago, su autor favorito!

Contar con la amistad de Silvia fue un privilegio. Que ella me entregara sus libros para que yo los revisara y opinara sobre ellos, fue un honor, pero también un inmenso placer. El placer de asistir a la gestación de la obra de una gran novelista, y también la posibilidad de alentarla cuando dudaba de seguir escribiendo o de encontrarle el tono adecuado a su novela.

El tiempo es ese cruel devorador de nuestras vidas. No alcanz√≥ Silvia a ver publicada su √ļltima novela, que sali√≥ una semana despu√©s de su muerte As√≠ juega el destino con nosotros. Pero como yo, igual que Canetti, creo que debemos luchar contra la muerte hasta el √ļltimo instante, he llenado todas las vitrinas de mis librer√≠as con su libro. Y as√≠ el esp√≠ritu de Silvia parece florecer y esos libros, son como cientos de flores que brotan en una primavera eterna: La hermosa primavera de su genio, de su talento y de su gracia que perdura mientras la magia de la letra impresa, que guarda lo mejor de los hombres, exista sobre la tierra.

No ser√° la ¬ďseparadora de los amigos¬Ē, la tan temida se√Īora oscura de la muerte, la que logre derrotar en el olvido el recuerdo de Silvia. Uno de los seres mas extraordinarios que me ha sido dado conocer en mi peregrinar sobre la Tierra.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad