Podemos manejar en carreteras, pero da miedo salir de la casa | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-28 05:00:00

Podemos manejar en carreteras, pero da miedo salir de la casa

“La seguridad democrática le permite a uno manejar en carreteras, pero el problema es cómo salir de la casa”. Eso me comentaba Silvia Galvis en uno de sus últimos mensajes electrónicos. Y sí, la inseguridad urbana, como lo advierte un editorial de Vanguardia, se propaga en las ciudades colombianas, donde muchos tienen miedo de salir de sus viviendas. Considerando que el 75% de los colombianos habita hoy en áreas urbanas muy inseguras, entonces ¿dónde está la cacareada seguridad que esgrime el Gobierno para justificar la reelección perpetua? Sobre todo que en el Índice Legatum, publicado el lunes, Colombia ocupa el último puesto mundial en seguridad.
Podemos manejar en carreteras, pero da miedo salir de la casa

La inseguridad urbana hizo metástasis. Para confirmarlo basta con leer las aterradoras noticias cotidianas sobre fleteos, atracos, agresiones y asesinatos en las calles, establecimientos y viviendas. Y no es cierto, como repite el Mesías Uribe, que la violencia nunca ha cesado en el país. Durante mi niñez en Cartagena recuerdo que los mayores delincuentes eran algunos ladrones de gallinas y -en algunas ciudades de la costa- la gente dormía con las puertas abiertas. Había pobres, pero era una pobreza diferente pues la gente no aguantaba hambre como ahora. Aquí en Bucaramanga, cuando mis hijas eran niñas, los fines de semana los pasaban en la calle correteando con sus amigos en patines o jugando con un balón. Hoy sobrecoge la soledad de las calles de mi antes apacible barrio.

Es mejor prevenir que curar, reza el refrán. En medicina, en gestión ambiental o en seguridad. Es evidente que si las condiciones sociales y económicas se deterioran como consecuencia de la corrupción y de “políticas” oficiales (como Agro Ingreso Seguro o la entrega de los recursos naturales a las multinacionales), estamos cocinando un perfecto caldo de cultivo para diferentes formas de violencia. Muchos de los atracadores de hoy son desmovilizados sin posibilidades de educación y empleo. Muchos de los sembradores de coca son campesinos a los que nunca llegan las ayudas oficiales. Apuntaba el obispo de Cúcuta: “mientras no solucionemos el problema agrario tampoco vamos a solucionar el conflicto social, léase, el conflicto armado”. En los años 70 muchos viajábamos a la costa por carretera destapada, de noche y sin miedo. Es que viajar en carreteras custodiadas por tanques y soldados no es un síntoma de seguridad, sino de inseguridad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad