Publicidad
Publicidad
S√°b Dic 10 2016
21ºC
Actualizado 03:24 pm

Lagos del Cacique | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-19 05:00:00

Lagos del Cacique

Llegamos a uno de los barrios m√°s acogedores de la capital santandereana. De hecho, es uno de los pocos lugares de la ciudad que respira verde por doquier.
Lagos del Cacique

Tiene lagos, conserva una hermosa fauna silvestre, sin contar que hay árboles por todos lados. Allí se encuentran mangos, guamos y ciruelas; así como ceibas y guayacanes, entre otras especies que se confunden con las enredaderas de flores y el magistral verde de los prados del barrio.
Pero, no todo es bonito.

A las familias de esta zona les ha correspondido pagar los impuestos m√°s caros, as√≠ como las facturas de servicios p√ļblicos m√°s onerosas del Municipio. Y aunque de manera evidente all√≠ viven personas con suficientes recursos econ√≥micos, se debe admitir que los cobros cada vez son m√°s elevados.

Los allí residentes se quejan, y con sobradas razones, porque sus contribuciones al Municipio, nunca se han visto traducidas en obras. Hay proyectos como la Avenida de los Cerros, e incluso el corredor de Altos del Cacique- San Expedito- Los Olivos- San Juan y Trinidad, que están a la espera del aporte oficial.

El pasado

El barrio era una hacienda llamada San Bernardo. Se trataba de una finca que se veía rodeada de hermosos lagos y que se sumergía entre una espesa vegetación y una espectacular fauna silvestre.

El due√Īo era Don Luis S√°nchez, quien un d√≠a de 1950 decidi√≥ convertirse en un urbanizador de parcelas campestres.

La historia cuenta que √©l, con una pita, midi√≥ y traz√≥ lo que ser√≠a el ¬Ďcamino real¬í a Lagos del Cacique.

Y √©l mismo convenci√≥ a Do√Īa Elvira Dur√°n de Cadena y a Do√Īa Isabel Mart√≠nez de P√©rez, entre otros ilustres personajes del sector, para que le compraran lo que en su tiempo se conoci√≥ como ¬ďfinquitas de una hect√°rea¬Ē.

Como esa era una zona rural, no había llegado el agua potable. Además, los caminos eran pantanos y, por supuesto, las tinieblas se apoderaban del lugar cuando caía la tarde.

Por ese motivo, el due√Īo de la gran hacienda decidi√≥ que cada parcela ten√≠a derecho de servidumbre de agua en cualquiera de los lagos.

Con el paso del tiempo fueron apareciendo nuevos compradores que, finalmente, ¬Ďdescuartizaron¬í la hacienda.

En 1965 nació la Junta de Acción Comunal, organismo cívico que logró consolidar la zona y darle el carácter de urbanización que hoy tiene.
Lo que eran fincas para pasar vacaciones, se convirtieron en viviendas permanentes.

En 1975 se levantaron las grandes casas, estableciendo el lugar en un √°rea urbana que qued√≥ encasillada en el estrato N¬ļ 6.

Total: a los vecinos les correspondi√≥ de inmediato pagar servicios caros de luz, agua y tel√©fono, cuando lo √ļnico que exist√≠an eran trochas, redes de energ√≠a colgantes y uno que otro auricular.

El carro de la basura ni se asomaba. ¬ŅPor d√≥nde? si por all√≠ s√≥lo se ve√≠an atajos.

Muy pronto se construyeron el Colegio del Rosario de la comunidad de Monjas Dominicas Terciarias y la Casa de Oración Foyer de Charite, las cuales se destacaron por sus aportes cívicos. Estas instituciones, al lado de la Junta Comunal, lograron convertir la antigua zona rural de sencillas viviendas, en un barrio que, pese a su crecimiento, conservó el ambiente campestre.

Cuando menos se dieron cuenta, el área estaba habitada por una gigantesca familia, compuesta entre otros por vecinos célebres como: Manuel E. González, Guillermo Orozco, Julio Meléndez, Nelly de Serrano y Miriam de Ortiz.

Junto a ellos estaban los Ar√©valo, los Villacreces, los Carre√Īo, los V√°squez y los Giorgi y muchos otros que, aunque no se escriban en esta p√°gina de anta√Īo, tambi√©n protagonizaron esos a√Īos maravillosos.

Vale anotar que el lugar se convirtió en la casa adoptada de importantes extranjeros como: el alemán Siegfried Market, el ruso Zerth y la inglesa Sheilla Huges.

La remodelación del camposanto de la zona, que adquirió la finca colindante entre el barrio y la Hacienda de Don David Puyana, transformaron las costumbres funerarias de las gentes de Bucaramanga y construyeron, no un cementerio, sino un hermoso parque en donde resplandeció la vida en medio de la muerte.

Las viejas historias de espantos que, por muchos a√Īos se desprendieron de los lagos y de los alrededores del cementerio, se convirtieron en cosa del pasado.
Lagos del Cacique, durante los √ļltimos a√Īos creci√≥ lo suficiente como para dejar de ser la finca lejana de hace
58 a√Īos.
Ahora, hasta tiene una universidad, pues allí se construyeron los edificios de la UDES.
All√°, en donde alguna vez existieran los lagos de la Hacienda San Bernardo y en donde un ¬Ďcacique¬í llamado Luis S√°nchez midiera con pita las finquitas, viven centenares de familias, ya no en parcelas, sino en lujosos conjuntos residenciales.

¬ĎTop 5¬í negativo

1. Allí construyen conjuntos residenciales a diestra y siniestra. Es decir, no hay mucha planeación en el tema de la vivienda.
2. La alta presencia de automotores ha generado un ¬Ďatolladero¬í en las v√≠as del barrio.
3. La inseguridad es evidente. Es preciso que la Polic√≠a ¬Ďcentre sus ojos¬í a esta zona.
4. Son elevadas tarifas de los servicios p√ļblicos. Adem√°s, all√≠ se pagan los impuestos m√°s caros de la ciudad.
5. La desidia oficial: el gobierno no ha ejecutado all√≠ ninguna obra, al menos durante los √ļltimos 15 a√Īos.
      
¬ĎTop 5¬í positivo

1. La ubicación estratégica de Lagos del Cacique, hace que el vecindario esté cerca de todo: al sur, a Cabecera y al mismo centro de Bucaramanga.
2. El entorno ambiental es envidiable. Tal vez no exista en Bucaramanga un barrio con mejor clima.
3. La belleza de sus lagos. La zona se viste de verde y sus espigas se mecen al vaivén del aire puro.
4. Si se mira desde el punto de vista de la arquitectura, allí existen verdaderas joyas urbanísticas.
5. Es un sector prestigioso y muy residencial.

Gente para destacar
Ignacio Pérez Cadena, gerente del Parque Industrial de Chimitá y, por mucho tiempo, presidente de la Junta de Acción Comunal de Lagos del Cacique, no sólo es un ilustre vecino del sector; además es otro pionero del civismo y del real progreso que engalana a este barrio.

FICHA
Nombre: Lagos del Cacique.
A√Īo de fundaci√≥n: 1950.
Sectores que lo integran: Palmeras del Cacique, Quintas del Cacique, Altos del Cacique, Altos del Lago, Valladolid, Palmar del Lago, Rincón del Lago, Portal del Lago, Cacique I, Cacique II y Antigua, entre otras urbanizaciones.
Barrios vecinos: La Floresta,
Terrazas, Portón del Tejar y
Santa B√°rbara.
Estrato: 6
Ubicación: Entre las carreras 50 y 55 con las calles 71 y 74, incluyendo el entorno que bordea al Parque Cementerio Jardines La Colina y el área de Neomundo.
N¬ļ de viviendas: Al casco antiguo lo conforman cerca de 350 casas. A ellas habr√≠a que adicionarles los nuevos edificios que se han construido.
Poblaci√≥n: La zona es habitada por 1337 personas, seg√ļn el √ļltimo censo.
√ćndice de desempleo: 10.2%
Establecimientos educativos
cercanos: Colegio Nuestra Se√Īora del Rosario, Gimnasio Piedemonte, Gimnasio Campestre San Sebasti√°n, Instituto Caldas, Gimnasio Aldebar√°n, Universidad de Santander, UDES, y Colegio Santa B√°rbara, entre otros.
Ca√Īada que atraviesa al barrio:
La de las Mojarras.
Sitios reconocidos del sector: La zona de las babillas. También está cerca a Neomundo.

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad