Publicidad
Publicidad
Vie Ene 20 2017
22ºC
Actualizado 09:10 am

Reflexiones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-29 05:00:00

Reflexiones

La Fundación Participar organizó hace pocos días en la UNAB un foro, cuyo tema de fondo fue La Corrupción.  A este evento asistió como invitado especial el señor Procurador General de la Nación, Dr. Alejandro Ordoñez Maldonado, quien disertó con detalle y amplitud sobre el drama que vive el país producto de la actitud proclive de servidores públicos y particulares que cumplen funciones públicas, quienes asumen sus tareas dentro de la administración no con el ánimo de colaborar al bienestar comunitario, sino con el propósito de esquilmar el erario, asumiendo conductas depredadoras de tal magnitud que las finanzas del Estado están siendo afectadas a niveles insospechados y en cuantías que superan varios dígitos.
Reflexiones

Quienes estuvimos presentes escuchamos múltiples denuncias respaldadas en documentos que le fueron entregados en esa sesión al Procurador y sus colaboradores.  Resulta alarmante y de una gravedad evidente todo lo que allí se manifestó, lo cual amerita una urgente atención y la aplicación de sanciones drásticas si todo lo que se esgrimió tiene fundamento probatorio.

Hizo referencia además a la preocupación que le asiste cuando a nivel de los organismos de control regionales o locales, se archivan los procesos o se dejan prescribir debido a que no se adelanta en debida forma la investigación o no se recaudan en su oportunidad las pruebas pertinentes. Planteó la necesidad de promover reformas a las normas que regulan estos procedimientos y así impedir el final lánguido de múltiples quejas que plantean los ciudadanos. En medio de su intervención llamó la atención una de sus frases: “...el único sector de la economía que no está en crisis es la corrupción”. A renglón seguido exhibió cifras concretas de la magnitud del problema que agobia al país, además de estadísticas que ubican a Colombia a nivel mundial en sitio poco decoroso.

Este país debe tener como referente a sus autoridades y con mayor razón a quienes gobiernan, pues en el ejercicio del poder tienen a su disposición el dinero público que es sagrado porque se nutre con las contribuciones de todos los ciudadanos. Cuando tales funcionarios prevarican o cometen delitos contra la administración estatal, cabe el aforismo que reza: “...corruptio optimi pessima”.  La corrupción de lo que hay de mejor es lo peor. Lo anterior se puede traducir en que los ciudadanos debemos apoyar y elegir para los cargos públicos a los mejores. La improvisación contribuye a la corrupción. El Ministerio Público tiene en este momento histórico una tarea muy importante que adelantar para que la credibilidad y la confianza en las instituciones vuelva a ser el patrimonio más importante de los colombianos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad