Publicidad
Vie Mayo 26 2017
24ºC
Actualizado 09:39 am

El reflejo del espejo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-29 05:00:00

El reflejo del espejo

Nos levantamos y qué vemos en el espejo: imágenes que nos muestran abrumados, con los pliegues de nuestras frentes demostrando aburrimiento, con penas o angustias por los problemas que nos agobian y hasta con canas que ‘de golpe’ nos han invadido.
El reflejo del espejo

Ni hablar del ‘gris’ de nuestras miradas, ensombrecidas por la tristeza.

Cuando eso ocurre, nos preguntamos: ¿qué fue lo que nos pasó?

Y pueden existir miles de respuestas; lo cierto del caso es que es en ese momento cuando comienzan los reproches a nuestras mentes: si tuviéramos mejores trabajos, si fuéramos más exitosos y guapos, si nos ‘lloviera’ la plata, si pudiéramos alejarnos del tedio...

Es horrible decirlo pero, casi siempre, el espejo nos recuerda todos esos ‘si’ condicionales que marcan nuestras vidas y que, en últimas, nos recuerdan que algo está pasando para que no nos guste lo que vemos frente a esa superficie lisa y llana.

No nos aceptamos tal como somos, a pesar de que el reflejo de nuestra vida es un testigo mudo, casi un confidente helado de todo lo que no hemos podido ser y de lo que nunca hemos logrado.

¿Se ha sentido así?

Cuando eso nos pasa, todos pensamos en el maquillaje. Nos lavamos la cara y, por supuesto, nos probamos la mejor pinta, dizque para vernos distintos.

De una manera ilusa intentamos esconder esas ‘arruguitas de más’ que, por más esfuerzo que hacemos, siempre están ahí, delatándonos.

Tal vez no lo ha notado, pero el espejo nos permite reconocer agradables sorpresas que ni siquiera se contemplan.

Si mira bien, sin maquillaje descubrirá todo lo maravilloso que puede ser, todo el amor que tiene para dar e incluso la capacidad de verse tan nítido como usted es en la vida real.

El espejo le permite ser auténtico, porque eso que usted ve ahí, es lo que hay. Quién más sino él, puede ser sincero. Y no se trata sólo de ver el físico; viéndose frente a frente, se pueden descubrir los verdaderos sentimientos y, por supuesto, ser consecuente con ellos.

Usted elige: o pinta una sonrisa en su rostro o se amarga con una cara de desconsuelo que, en últimas, sólo lo hace sentirse más deprimido.

La imagen que vemos de nosotros nos ayuda a aceptarnos totalmente, a escuchar nuestra voz interior, a apoyarnos, a reconfortarnos y, por qué no decirlo, a ‘reinventarnos’.

Lo esencial, en todo este espectro de posibilidades que nos permite el espejo, es que podemos aprender a ver nuestro futuro con más ganas.

De lo que se trata este asunto es de que, cada vez que se mire frente a frente, su reflejo demuestre la esperanza de las cosas buenas que están por venir.

Después de leer estas pequeñas líneas, dedique unos minutos de tranquilidad para ‘sintonizarse’ con su vida y con el poder que Dios le ofrece para asumir la magia de la esperanza.

Acepte que se ha visto tal como es y que, así existan personas más exitosas, más guapas o con mejores cargos laborales, usted es valioso; y que además es el único, después de Dios, que puede hacer algo para salir adelante.

Recuerde que puede volver los ojos hacia otra parte y contemplar que hay dolores ajenos más fuertes que los suyos. Con sólo hacer este ejercicio, terminará aceptando que, cuando lo decida, verá la imagen que desea captar en su espejo. Dele gracias a Dios porque sus sueños le permiten estar ‘despierto’ y con muchas ganas de vivir.


¿DE QUÉ LADO ESTÁ?

Sucede, con mucha frecuencia, que la gente se hace la víctima de todo lo que le ocurre. Y peor aún, se resigna porque, según cree, “no puede hacer nada”. Debe modificar tal actitud, sobre todo, porque todo lo que le pasa, sin quererlo, es algo que usted invoca. No es brujería, es sólo el poder de la mente, que puede hacer estragos o maravillas. Cuando entienda que no es un ‘pobrecito’, su vida cambiará.

 

¿Por qué?

¿Por qué es más fácil quedarse dormido en casa que levantarse con entusiasmo para ir al trabajo?

¿Por qué es tan difícil decirle a alguien la verdad y tan fácil mentirle?

¿Por qué es tan complicado expresarle a un ser de su familia que la quiere y tan fácil pronunciar groserías?

¿Por qué es tan aburrido leer un libro para un previo en la universidad y tan divertido leer una revista repleta de contenidos morbosos?

¿Por qué es tan fácil darse por vencido y tan difícil recomenzar?

¿Por qué es tan tedioso obedecerle a ‘papᒠy tan entretenido irse con cualquier persona a exponerse a ‘los mil y un riesgos’ de la noche?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad