De paso por Vélez | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
26ºC
Actualizado 02:21 pm

De paso por Vélez | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-19 00:44:53

De paso por Vélez

De paso por Vélez

Siempre me ha acompañado el dolor y el pesimismo por mi patria, más cuando a través de diferentes medios de comunicación nos atiborran de estruendosos y bulliciosos ritmos que pareciera la agonía del folclor colombiano; más la inyección de optimismo fue muy saludable al ver un mar humano desfilando por las calles e interpretando el folclor auténtico.

Hay que ver cómo desde infantes los veleños son orgullosos de su terruño, su folclor y sus costumbres; pareciera la otra Colombia, la Colombia de los ancestros. Los tiples gimen y cantan haciendo armonía con el verde del paisaje y las almas pletóricas de alegría cantan y bailan portando con hidalguía su sombrero, su poncho y alpargatas, lo mismo que el fino pañolón y las hermosas faldas que retratan las manos laboriosas y creativas de sus bellas mujeres; allí es orgullo ser veleño, no importa la edad, la familia, el credo, ni la plata, sólo importa ser de Vélez y muy de Vélez, sí señor y con eso basta. Lo dulce de los veleños no es solo el bocadillo, es el trato afable, acogedor y franco entre los suyos y con el foráneo. El desfile de las flores, todo un derroche de alegría y creatividad y un cantar al unísono cargado de esperanza por la paz.

Asonada cultural

Imagínense a un grupo de cachacos provistos de un poderoso equipo de sonido, con parlantes del tamaño de escaparates, poniendo sanjuaneros, pasillos,

bambucos y joropos a todo volumen en una esquina de la Plaza Alfonso López de Valledupar o en la principal de Fonseca, mientras se realizan el Festival Vallenato o el de Acordeones y arengando a los asistentes para que desdeñen el espectáculo tradicional y se unan a su sacrílega osadía. ¿Insólito verdad? Pues esto ocurrió pero al revés en la Plaza Real de Villa de Leiva el 16 de Julio, durante la celebración del Encuentro Nacional de Música Andina; los saboteadores no eran cachacos sino gentes del litoral que  hacían sonar o bramar vallenatos de la estirpe “Diomedaria y Corroncha”.

Pregunté a un policía por qué se permitía el irrespeto y me contestó que estaban autorizados por la Alcaldía. Apague y vámonos dije a mi señora pues en ese momento se presentaban los veleños y estaba a punto de olvidarme que ya voy para los 70 abriles y no había ido allí a desfacer entuertos ni a enfrentar bribones. No puedo imaginar una razón lógica para que un alcalde autorice semejante irrespeto al folclor andino.

¿Será por el apabullante respaldo gubernamental a los fabulistas de la leyenda vallenata y a sus integérrimos caciques? ¿O será que debemos resignarnos a considerar como derrota aceptada la colonización de nuestra melódica y rica tradición musical por el género  inarmónico, monótono, gritón y sin gracia que nos ha invadido y, que tal vez por el bajo nivel cultural a que hemos llegado, o por la desidia de los guardianes de nuestra tradición, o por el exagerado espacio que se les ha dado, ya ni por decreto nos quieren conceder unos minutos de reposo para escuchar lo nuestro? Y, según las últimas noticias no será raro que más de una reina de belleza o un par de bachilleres respondan que Rafael Pombo fue un célebre compositor vallenato.

Luis Jesús Plata Forero.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad