Vie Dic 9 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

Guerra de sexos ¿Hasta qué punto? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-10-31 05:00:00

Guerra de sexos ¿Hasta qué punto?

¿Por qué hay más mujeres que hombres? “Porque la madre naturaleza es sabia”.
Guerra de sexos ¿Hasta qué punto?

Después de este chiste feminista ante un grupo de hombres, la guerra está declarada.

Lo más probable es que uno de los representantes del género masculino ataque con otro chiste pero machista y de más voltaje: “¿Por qué la estatua de la libertad es mujer? – Porque se necesita una cabeza hueca para hacer un mirador”.

Desde ese instante, el momento se hará más tenso y lo más seguro es que el grupo de mujeres y hombres terminen enfrascados en una discusión acalorada.

Por eso, usted necesita aprender a controlar esa molesta ‘guerra de sexos’ si no quiere sentirse agredida en el caso de la mujer o irascible en el caso de los hombres, pues el límite entre el chiste y el irrespeto es muy estrecho.

Una conversación que se basa en molestos comentarios sexistas, tarde o temprano terminará de los cabellos.

Qué pensaría usted si una mujer le dijera -¿En qué se parece el hombre al ‘mouse’ del computador? y le respondiera “En que sólo sirve cuando lo presionas y lo arrastras”.

O, qué podría sentir usted siendo mujer si un hombre le dice: ¿En qué se parecen las mujeres a los delfines? -En que se cree que tienen inteligencia pero no se ha demostrado aún.

Chistes machistas

-¿Qué pasa cuando tres mujeres se encuentran en una isla desierta? Se juntan dos y critican a la otra.

-¿Qué es lo último que se oyó en el Titanic? ¡No le dejes el timón a ella¡

-¿Cómo encontrar una mujer tonta?

-Fácil, se elige al azar.


Chistes feministas

-¿Cómo se les dice a los hombres cuando pierden la inteligencia? “Viudos”

-¿Por qué no se puede encontrar a un hombre guapo e inteligente a la vez?

“Porque sería una mujer”

-¿Por qué a los hombres les gustan tanto los autos y las motos?

“Porque son lo único que pueden manejar”.

En qué espacios se declaran la guerra

1. En la oficina: Compañeros de trabajo pueden utilizar comentarios o frases sexistas para amedrantar a su competencia, más, si es del sexo opuesto. La mayoría de los comentarios de género están enfocados a la poca inteligencia del hombre o de la mujer, a su imperfección. Este tipo de armas para atacar al otro o la otra, sólo lo ponen en un plan de desventaja ante tanta inmadurez.

2. En la familia: La guerra de sexos se vive desde la crianza, cuando los padres crean una brecha entre la formación del varón y la educación de la mujer. La permisividad para ellos, la asignación de tareas domésticas para ella, crean de entrada esa molesta guerra sexista.

3. En los planteles educativos: Aunque no lo crea se conocen casos de agresión por parte de los docentes con las estudiantes. Un ejemplo delicado y que puede salirse de tono es el siguiente: Una estudiante llega al salón de clase tarde y con el cabello mojado. El profesor le hace el siguiente comentario frente a la clase: “uy, se nota que viene de un motel”. La alumna puede callarse y aceptar la agresión (lo que nunca debe ocurrir) o responderle de forma grosera. Eso puede que lo impacte pero es mucho mejor aún para no mantener el nocivo patrón cultural de la agresión decirle: “profesor: le recuerdo que su investidura como maestro le exige el mayor respeto por sus estudiantes y que en la universidad y en la ciudad hay instancias judiciales en donde lo puedo demandar por injuria o blasfemia”.


VOZ DE EXPERTO

Lizardo ‘Chalo’ Flórez

Sociólogo

“En la  literatura universal, incluso en algunos textos de la biblia existe esa ‘guerra sexista’.

Incluso todo arranca desde la frase Eva sale de la costilla de Adán. Esa frase inicial hace que el humor negro salga a flote entre hombres y mujeres. Al comienzo era el hombre, pero después de la liberación femenina hacia los años 60, la mujer se enfrenta a esa diferencia. Podemos decir que la mujer sigue siendo sensible o delicada a ese tipo de humor, sin embargo no podemos desmentir que la mujer se ha sacudido a esas caras culturales, ha ganado terreno y el cambio se nota en el mismo humor. Pienso que al hombre hasta ahora le está doliendo.

La mujer ha seguido escalando y ha logrado una posición alta en las esferas laborales, empresariales, por eso muchas veces es el hombre quien cae en ese chiste flojo para defenderse. No hay que negar que la mujer le está ganando al hombre y no necesita caer en ese humor negro”.

preguntas y respuestas

Paloma Bahamón

Socióloga

¿Por qué suele presentarse esa guerra de sexos?

Es un fenómeno relativamente reciente y tiene que ver con las posiciones que en las últimas décadas ha ganado la mujer en el ámbito público, la revolución o mejor las revoluciones sexuales, es una cierta amenaza por espacios poseídos por parte del hombre y espacios que se van conquistando de parte de la mujer y sobre todo la perpetuación de viejas prácticas y esquemas patriarcales como son ver al otro como enemigo y usar la agresión para intentar ganar.

¿De qué forma puede generar heridas o sentimientos malsanos entre el sexo femenino y masculino esos chistes o ataques hirientes?

Pues hieren no solo la autoestima sino la honra, pero quiero recalcar que es mucho peor cuando la persona se deja agredir, se ríe del chiste, acepta que se burlen de ella de forma ofensiva, porque eso evidencia la falta de conciencia sobre su identidad, su valor como persona.

¿Cómo no caer en esa guerra de sexos malsana?

Siendo consciente de la agresión, no consentirla,  pero ello no implica responderla con la misma carga de agresividad y ofensa porque eso continúa el esquema. Sí debe haber una amonestación enfática, pero conservando la calma y usando palabras precisas y contundentes. Quiero recalcar que lo más importante es que la persona (mujer u hombre) cuenta con mecanismos de protección avalados por la Constitución y la rama jurídica a los que puede recurrir para hacerse respetar. A mí no me parece exagerado poner quejas en comisarías o recurrir a las tutelas. A nosotras las mujeres nos suele pasar con más frecuencia este tipo de situaciones. Debemos saber que la agresión verbal es una forma de violencia contra la mujer tan grave como el acoso sexual y que existen en las empresas, oficinas de personal, en la ciudad, ONG’s como ‘Mujer y Futuro’, Comisarías y Personerías, donde podemos poner la queja. Es más: esto puede y debe tener una sanción penal.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad