Amnesia ecológica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-02 05:00:00

Amnesia ecológica

Cuando pequeños escuchábamos de nuestros mayores, aquella recomendación según la cual, para ser importantes en la vida era necesario: “tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro”. Por lo que vemos a diario, se nos olvidó practicar este buen consejo.
Amnesia ecológica

Estas sencillas preocupaciones de nuestros antepasados, ignoradas irresponsablemente durante el último siglo, nos han puesto frente a la dura realidad de un planeta bastante maltrecho, habiendo destrozado buena parte de su fauna, flora y agua, generando un profundo desequilibrio en el medio ambiente. Lo más preocupante de la situación es que no existe el grado de conciencia colectivo, capaz de detener la depredación del planeta y comenzar, cuanto antes, las acciones para su oportuna recuperación.

El uso indiscriminado de los recursos y la no planificación adecuada de la explotación agrícola, además de las paradojas del comercio internacional de alimentos, nos tiene al borde de una hambruna descomunal, como nunca antes se había presentado. Cerca del 20% de la población mundial tiene serios problemas para satisfacer la ingesta mínima de alimentos, permitiendo que la desnutrición, se convierta en uno de los flagelos que en mayor grado afecta a los sectores más pobres de la humanidad. Esa situación genera grandes dificultades en la salud, demandando urgentes recursos económicos para su atención, si queremos evitar la propagación de graves epidemias. Pero adicionalmente, las deficiencias nutricionales en los primeros años de vida marcan, para siempre, el desarrollo intelectual del individuo, perpetuando de esta manera la inequidad social que significa el perder la oportunidad de adquirir un organismo saludable y dispuesto a escalar dentro del proyecto de vida que cada quien desea construir.

Es aquí donde se precisa del concurso de todos, coordinados por los gobiernos, los organismos internacionales, la academia y los sectores públicos y privados para que haciendo uso de esa responsabilidad social, a que tanto nos referimos, desarrollemos verdaderos programas de atención social y ecológica sostenibles. Los adelantos celebrados recientemente en Pittsburg y la agenda que con tanto entusiasmo se viene preparando para el mes de diciembre en Dinamarca, ha despertado una gran expectativa en todo el mundo y ojalá sea éste el punto de partida de un gran acuerdo global que ponga límites razonables a la explotación de recursos, garantice la normal producción de alimentos, elimine el exceso de contaminación que conlleva al calentamiento global y así podamos emprender la recuperación de la tierra, el agua y todos las especies vivientes sobre el planeta.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad