Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
18ºC
Actualizado 09:34 pm

Los partidos políticos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-05 05:00:00

Los partidos políticos

¬ďSi mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la uni√≥n, yo bajar√© tranquilo al sepulcro¬Ē, son palabras de Bol√≠var en su lecho de muerte. Deb√≠a ser grande el sentimiento de frustraci√≥n de El Libertador porque lo que debemos inferir del an√°lisis hist√≥rico es que no necesariamente fueron ¬ďlos partidos¬Ē, en ese entonces incipientes, sino disputas por mezquinos intereses personales de poder, las que llevaron primero al per√≠odo de la ¬ďPatria Boba¬Ē y luego a una situaci√≥n tal, que Bol√≠var opt√≥ por el exilio.
Los partidos políticos

Es inherente a toda sociedad la diferencia de ideas, enfoques, intereses, que no tienen por qu√© ser mezquinos si son atinentes al esp√≠ritu cristiano, que incluso encontramos en m√ļltiples te√≥ricos de la pol√≠tica, especialmente los propugnadores de la democracia, y que se puede concretar en la ense√Īanza elemental: ¬ďno hagas a los dem√°s lo que no quieras que te hagan.¬Ē

Ahora bien, cuando esos intereses abarcan a toda la sociedad, a la nación, es cuando se hacen indispensables los partidos políticos, ya que su función debe ser la de integrar los intereses. Una nación sin partidos revierte en anarquía y de ella fácilmente se puede pasar a la tiranía, situación que se da también cuando hay un solo partido. Para el segundo caso basta con los ejemplos de la Unión Soviética, la Alemania de Hitler, la Cuba de los Castro o Venezuela con Chávez.

Eso s√≠, se debe tener claro que hay partidos de partidos y pareciera que hoy en d√≠a con el supuesto ¬ďfin de las ideolog√≠as¬Ē, lo fundamental no es √©sta. Al fin y al cabo, el partido busca integrar ideas, intereses diversos. Lo m√°s importante es la organizaci√≥n, lo cual no obsta para que haya ¬ďpartidos de quitaip√≥n¬Ē de los que habla Alvin Toffler, que son solo grup√ļsculos que, agotado el inter√©s, desaparece el partido. A estos grup√ļsculos que aparecen y desparecen en las elecciones, como conocemos casos en Colombia, alg√ļn dirigente pol√≠tico los bautiz√≥ como desechables.

Tampoco es conveniente que haya infinidad de partidos. A principios de este siglo hab√≠a inscritos en la Registradur√≠a algo m√°s de 40 ¬ďpartidos¬Ē, hasta cuando la iniciativa del umbral hizo desaparecer a varios y todav√≠a faltan unos pocos. La verdad es que en los pa√≠ses pol√≠ticamente m√°s desarrollados les basta con dos, tres, o poco m√°s partidos.

En nuestra historia, desde mediados del siglo XIX hasta mediados del XX, cuando apareci√≥ el partido comunista, la pol√≠tica partidista en Colombia la hac√≠an liberales y conservadores; es de reconocer que llevados por mezquinos intereses burocr√°ticos y de otra √≠ndole, sumieron al pa√≠s en la violencia partidista, hasta cuando la sucesi√≥n de gobiernos de Rojas, la Junta Militar y los pactos del Frente Nacional, nos sacaron de la barbarie. Pero los partidos salieron desdibujados en tal forma que los hijos de dos grandes jefes conservadores crearon el Movimiento de Salvaci√≥n Nacional, √Ālvaro G√≥mez y la Nueva Fuerza Democr√°tica, Andr√©s Pastrana, para asumir la candidatura presidencial. Y el an√°lisis apenas comienza.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad