“Dios no es de fiar” | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 05:36 am

“Dios no es de fiar” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-07 05:00:00

“Dios no es de fiar”

Los curas de España y Portugal están que se sacuden las sotanas con “Caín”, el nuevo libro del Nóbel de Literatura José Saramago, en el que hace una revisión sobre el contenido de la Biblia, libro que calificó de ser todo un manual de malas costumbres.
“Dios no es de fiar”

Los curas de Colombia, porque todavía “Caín” no llega por aquí, no han dicho nada pero hay que estar listos porque no demoran en leerlo y pedir a Benedicto la excomunión del escritor portugués y a Uribe la extradición, por si acaso se le ocurre venir a alguna reunión de masones o a participar en un acto de la oposición.

Cuentan las noticias desde la península Ibérica que a pesar de la rebelión de las sotanas, desde su publicación hace 15 días, ya se han vendido 30 mil ejemplares y eso que Saramago, al presentar su obra, expresó herejías como que “Dios no es de fiar. No me interesa nada la lectura simbólica. Me interesa la letra del texto: la Biblia es un manual de malas costumbres, crueldad infinita, incestos y carnicerías”.

Es entendible que la posición de Saramago levante ampollas en los residentes de las catedrales, tanto en las católicas como en las que ahora construyen todo tipo de ´pastores` en cualquier garaje de cualquier ciudad, pues la manipulación de la idea de Dios pasó a convertirse en una actividad más lucrativa que el narcotráfico o el ser congresista colombiano, pero en la coalición uribista. Este portugués, por lo tanto, se convierte en una amenaza para el negocio y eso tiene que detenerse de alguna manera.

Sin embargo, personas cuerdas en otros tiempos también han puesto en entredicho este tipo de manipulación. Krishnamurti, por ejemplo, dijo: “las iglesias dicen: viva pacíficamente, sea amable, ame a su prójimo, lo cual es un puro disparate. Esto no es más que una declaración verbal que no tiene el menor sentido. No es más que una idea, porque la moralidad de la sociedad, que es la moralidad de la iglesia, es inmoral”.

El libro de Saramago vuelve a poner sobre el tapete el hecho del condicionamiento, de la agresión y de la violencia que siempre han ejercido sobre el hombre todas las religiones inventadas. Nos enseñaron, por ejemplo, a aceptar autoridades con la amenaza de salir disparados para el infierno si no hacíamos caso, a agradecer la pobreza y el sufrimiento porque así se gana el cielo y otras muchas barbaridades a las que ya es hora de darles cristiana sepultura.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad