¬ĎEn la mente de Maradona¬í | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-08 05:00:00

¬ĎEn la mente de Maradona¬í

Juan Jos√© Ca√Īas Serrano, un psic√≥logo santandereano que ha venido siguiendo las muertes y resurrecciones de esta leyenda viviente del f√ļtbol, analiza la √ļltima de sus pataletas al final del partido que la Selecci√≥n Argentina de F√ļtbol disput√≥ con la de Uruguay. Esta semana el astro cumpli√≥ un a√Īo al frente del combinado albiceleste.
¬ĎEn la mente de Maradona¬í

El pasado 14 de octubre terminaron las eliminatorias de la zona suramericana al Mundial de F√ļtbol de Sud√°frica, y quiz√°s uno de los hechos m√°s pol√©micos fueron las declaraciones de Diego Armando Maradona al final del juego con Uruguay.

Juan Jos√© Ca√Īas Serrano, psic√≥logo santandereano, quien en compa√Ī√≠a del psic√≥logo argentino Gustavo Vaquera est√° escribiendo el libro ¬ĎEn la mente de Maradona¬í, analiza la reacci√≥n del entrenador argentino.

En la rueda de prensa que concedi√≥, en una forma ordinaria, entre otras cosas, dijo: ¬ď¬Ö a los que no creyeron, con perd√≥n de las damas, que la chupen, que la siguen chupando. Yo soy blanco o negro, gris no voy a ser en mi vida. Ustedes me trataron como me trataron, sigan mamando¬Ö¬Ē.

Quienes lo conocen de tiempo atrás preveían una explosión de este tipo. Sin embargo, el mundo no sale de su asombro ante la desmesura de su reacción, que inevitablemente ocupará un lugar destacado en el anecdotario maradoniano y contribuirá, muy seguramente, a expandir el mito, la leyenda.

No es la primera vez que Maradona responde a las críticas de los periodistas en esa forma; el hecho es apenas un capítulo más de la ya larga historia de amores y desamores con la prensa.

EN POCAS PALABRAS

¬ďMaradona no ha logrado¬† entender que es el √ļnico responsable de su desgracia, que su amargura est√° determinada por su forma de procesar la informaci√≥n, que son sus pensamientos respecto a las cosas y a la gente que hay en su vida lo que lo hace infeliz¬Ö

¬ďLa reacci√≥n de Maradona tiene el car√°cter de autodestructiva. As√≠ con su t√≠pica actitud de macho del viejo oeste, diga una y mil veces que no se arrepiente de nada, en el fondo de s√≠ mismo debe sentirse muy mal de no haber estado a la altura de las circunstancias ni de su cargo¬Ö

EL CAMINO DE LA IRA

¬ďAnalizando la reacci√≥n de Maradona y lo que resolvi√≥ con ella, habr√≠a que decir que la ira es in√ļtil, su presencia no aporta a la felicidad de las personas, incide negativamente en las relaciones interpersonales, bloquea el goce y el disfrute. Suele experimentarse en presencia de una frustraci√≥n, cuando las cosas no salen como se esperaba; es resultado de la renuencia a aceptar que las cosas y las personas son diferentes a como son.

¬ďLa ira es producto de la forma como se procesa la informaci√≥n proveniente de las situaciones a las que se ve abocada una persona; es frecuente que cuando las cosas no salen como se quisiera, haya enfado. Lo parad√≥jico es que quien se enoja no s√≥lo no logra que los dem√°s cambien, sino que los empodera, les da el control de su vida.

¬ďCada vez que una persona elige enfadarse por el comportamiento de otra, atenta contra el derecho de √©sta a la autonom√≠a. La¬† realidad es que la mayor parte del tiempo las cosas y la gente son distintas a como se quiere que sean. As√≠ es el mundo y la posibilidad de cambiarlo es nula. De modo que cada vez que una persona opta por la ira cuando se enfrenta con alguien o con algo que no le gusta, ha elegido molestarse por cosas que no van a cambiar, sobre las que no tiene margen de maniobra.

preguntas y respuestas

¬ŅQu√© caracteriz√≥ la reacci√≥n de Maradona?

¬ďComo se observa con claridad en los videos, su reacci√≥n fue, por donde se le mire, desmesurada; su rostro estaba contra√≠do, su respiraci√≥n agitada, su mirada cargada de odio; se mostr√≥ soberbio, arrogante, con la convicci√≥n de que todo le estaba permitido; lleg√≥ a la rueda de prensa tenso, ofendido, enojado, lleno de resentimiento; con todos sus rencores a flor de piel; hab√≠a sido tocado en su amor propio, su punto m√°s neur√°lgico; rebosaba adrenalina, pas√≥ la cuenta de cobro, hizo una de sus t√≠picas descargas verbales incoherentes, descontextualizadas, desmedidas, signadas por el enceguecimiento que provoca la omnipotencia.

¬ďEn t√©rminos de Bruno Pasarelli, Maradona respondi√≥ a las cr√≠ticas de la √ļnica manera que sabe hacerlo: brutalmente, sumando odio al odio, agravio al agravio; respondi√≥ con su estilo caracter√≠stico: sin sutilezas, con salvaje franqueza, golpeando sin piedad¬Ē.

¬ŅQu√© se concluye de esa reacci√≥n?

¬ďMaradona no demostr√≥ ser muy inteligente, ya que eligi√≥ agredir e insultar a los periodistas y a los hinchas inconformes, en un momento para celebrar. Se le acababa de ganar a Uruguay, que nunca ha sido un rival f√°cil para Argentina, en un partido definitorio y se hab√≠a logrado la anhelada clasificaci√≥n; todo estaba dado para el goce y la reconciliaci√≥n. Pero √©l, torpemente, eligi√≥ el ajuste de cuentas. En lugar de disfrutar ese momento √ļnico (√©l mismo sostuvo que con la clasificaci√≥n sus jugadores lo hab√≠an graduado como DT), se qued√≥ pegado de las cr√≠ticas.

¬ďSe esperar√≠a que con la clasificaci√≥n hubiera llegado para Maradona el momento del reposo y la reflexi√≥n; no fue as√≠, carente de norte se dej√≥ enganchar en una pelea inconveniente e in√ļtil que no resolvi√≥ nada, que ampli√≥ la brecha existente y que, adicionalmente, gener√≥ muchas dudas e interrogantes.

¬ďHabr√≠a podido agregar diplom√°ticamente que iba a revisar con detenimiento todas las observaciones que le hab√≠an hecho respecto al funcionamiento del equipo, pero estaba ofendido y quer√≠a desquitarse; reaccion√≥ con inmadurez, le dio rienda suelta a la ira reprimida; se mostr√≥ bravuc√≥n, desafiante, intolerante, irrespetuoso. En √ļltimas, es la peor versi√≥n que puede mostrar quien est√° al frente de un colectivo, a quien se le ha encomendado la representaci√≥n de un pa√≠s.

¬ďSus desbordes emocionales inevitablemente inducen a pensar si la selecci√≥n est√° en las manos adecuadas, si Maradona cuenta con las calidades que exige el cargo, si es la persona indicada para tan delicada misi√≥n. Se le observ√≥ m√°s preocupado por defenderse, por justificarse, por restaurar su ego que por redireccionar el equipo que, si bien super√≥ el primer obst√°culo, dej√≥ muchas dudas respecto a sus posibilidades reales en el Mundial.

¬ŅPor qu√© lo afectan tanto las cr√≠ticas?

El drama de Maradona es que le dijeron tantas veces que era Dios, que termin√≥ crey√©ndoselo. No admite que nadie lo cuestione. Para validar ante s√≠ mismo su ego gigante, necesita que lo secunden incondicionalmente en sus acciones y posturas. Cuando se le cuestiona, reacciona con omnipotencia, con la brutalidad de quien, crey√©ndose Dios, no admite duda alguna sobre su infalibilidad. Haciendo referencia a esta faceta, en su libro ¬ďMaradona al desnudo¬Ē, el periodista Bruno Pasarelli¬† sostiene que para Maradona la estima es sin√≥nimo de complicidad, de aduloner√≠a, de ¬ďsidieguismo¬Ē.

¬ďLos hechos han puesto de presente que Maradona carece de frenos; cuando las cosas no le salen como las hab√≠a planeado, se torna intolerante, violento, aparece el peleador callejero que est√° dispuesto a darse trompadas con el que se le atraviese. A ello se suma que no conoce t√©rminos medios. El orgullo malentendido, el narcisismo, la desmesura, hacen parte de los aspectos negativos de su car√°cter.

¬ďLa vida de Maradona est√° llena de contradicciones. Sorprende que un librepensador como √©l, que se permiti√≥ disentir de casi todos los t√©cnicos y presidentes de club que tuvo, se moleste por las cr√≠ticas y observaciones de periodistas e hinchas. Tambi√©n llama la atenci√≥n la asimetr√≠a con que siempre ha asumido sus contratos, la distancia entre lo que exige y lo que da; pretende, por ejemplo, ganar mucho dinero pero no aceptar ninguna obligaci√≥n y mientras todos los t√©cnicos del mundo dependen de sus resultados, Maradona sigue manifestando que no debe justificar nada ante nadie, no se siente obligado por deber alguno.

 

¬ŅSe sigue creyendo un dios?

¬ďMaradona justific√≥ su reacci√≥n aduciendo que la prensa argentina lo hab√≠a tratado como basura, planteamiento que deja al descubierto lo vulnerable que es, lo f√°cil que resulta molestarlo y perturbarlo. Llama la atenci√≥n que una persona que la naturaleza dot√≥ con tantos atributos, no posea un buen concepto de s√≠ misma; es claro que si estuviera seguro de su valor, poco le importar√≠a lo que otras personas pensaran de √©l, las cr√≠ticas no lo desestabilizar√≠an tanto.

¬ďLo sucedido con Maradona en Montevideo pone de presente que, no obstante el paso de los a√Īos, no ha asimilado las lecciones que le ha dado la vida, sigue creyendo que no tiene porqu√© someterse a los c√≥digos que acepta el com√ļn de los mortales; sigue convencido de que todo le est√° permitido, que cualquier gesto o actitud suya cuenta con la garant√≠a de una total impunidad.

¬ŅQu√© consecuencias puede traerle esta reacci√≥n?

¬ďEl balance para Maradona no pod√≠a ser peor. Su imagen qued√≥ significativamente deteriorada, los peri√≥dicos m√°s importantes del mundo se pronunciaron desfavorablemente frente al hecho; con su actitud no resolvi√≥ ninguno de los problemas existentes al interior de la Selecci√≥n Argentina de F√ļtbol.

¬ďLa desmesura mostrada durante la rueda de prensa deja en claro que el combinado albiceleste no est√° precisamente en las mejores manos; se espera que quien dirija a un grupo de personas posea niveles m√°s altos de tolerancia y comprensi√≥n. Si cuando se le design√≥ como director t√©cnico de la Selecci√≥n Argentina exist√≠an serias dudas respecto a si estaba capacitado para conducir al grupo, hoy, despu√©s de haber recorrido un buen trecho al frente de ella, esas dudas no s√≥lo siguen vigentes sino que se han incrementado.

¬ďMaradona cometi√≥ una falta y grave. Como los errores se pagan, Joseph Blatter ha pedido que se le investigue y se sancione (el presidente de la FIFA anunci√≥ en El Cairo que se abrir√° un proceso disciplinario) hecho que, eventualmente, podr√≠a dejarlo por fuera de la contienda mundialista.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad