CPI: la hora de la justicia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-08 05:00:00

CPI: la hora de la justicia

La plena competencia de la Corte Penal Internacional sobre los cr铆menes de guerra que cometan colombianos en Colombia, se hizo efectiva esta semana. Es bien conocido que en 2002, el Gobierno de Andr茅s Pastrana, ejerci贸 la facultad prevista en el art铆culo 124 del tratado de creaci贸n de la Corte que permit铆a no reconocer la competencia de la misma por un periodo de 7 a帽os.
CPI: la hora de la justicia

En la discusi贸n pol铆tica del momento se afirmaba que esta reserva ten铆a como fin facilitar los procesos de reinserci贸n a la sociedad de los grupos armados ilegales. As铆 mismo, ese plazo servir铆a como un incentivo y un l铆mite para que estas organizaciones y el mismo Estado alcanzaran acuerdos para el cese del conflicto interno.

El 1潞 de noviembre de 2009 es una fecha que debe llenarnos de preocupaci贸n.聽 La amenaza de la posible competencia de la Corte Penal Internacional no parece haber sido suficiente para lograr los objetivos planteados al momento de presentar la reserva. Este hecho ser谩 seguramente motivo de an谩lisis y reflexi贸n para los futuros historiadores, quienes deber谩n responder la dif铆cil pregunta de si fue una buena o mala decisi贸n de la sociedad colombiana haber solicitado la moratoria de 7 a帽os.

El vencimiento de este plazo abre una nueva etapa en la internacionalizaci贸n que ha tenido el conflicto colombiano en los 煤ltimos 20 a帽os: la era de la Justicia. Con ello se introduce activamente un nuevo actor a la complejidad de la realidad colombiana.

Sin duda los grupos armados ilegales tienen un nuevo adversario representado en la Corte y en las implicaciones internacionales que trae el ser objeto de investigaci贸n por este alto tribunal. Al Estado por su parte, se le exige mayor compromiso con los derechos humanos al ejercer leg铆timamente la fuerza y mayor transparencia y eficacia en la administraci贸n de justicia. Paralelamente unos y otros han perdido espacio en el escenario de una salida negociada, pues la l铆nea de lo admisible en un acuerdo de paz ser谩 la que establezca el derecho internacional y las sentencias de este tribunal.

No obstante lo anterior, la Corte enfrenta desde ya el reto de configurarse como un tribunal leg铆timo, para lo cual deber谩 evitar a toda costa ser utilizada por las partes involucradas en el conflicto. Los valores de la independencia y la imparcialidad son un imperativo para el correcto ejercicio de sus funciones en contextos dif铆ciles.

Es claro que la competencia de la Corte es subsidiaria y solo procede cuando haya omisi贸n o negligencia del Estado en el enjuiciamiento de las conductas previstas por el tratado. Si la Corte Penal Internacional encuentra motivos para procesar a colombianos por delitos cometidos en Colombia, ser谩 consecuencia de la omisi贸n del Estado en el cumplimiento de sus deberes.

Sin duda el gran objetivo nacional debe ser mejorar la eficacia y la transparencia de la justicia. No necesitamos muchas condenas, no necesitamos falsos positivos judiciales, queremos solamente aquellas sentencias derivadas del debido proceso, del derecho de defensa, de una interpretaci贸n razonable del derecho.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad