Publicidad
Vie Mar 24 2017
20ºC
Actualizado 09:37 pm

Para entender un accidente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-09 05:00:00

Para entender un accidente

“Una posible falla mecánica en un camión Ford modelo 52 sería la causa del accidente que produjo cinco muertos y dos heridos”. Una tragedia ocurrida entre Cepitá y San Andrés, Santander. Lamentable el hecho. ¿Cuál fue la falla mecánica? Pudo haberse quedado sin frenos, o sin dirección; o se escachó y se fue al abismo. Quién sabe. Las autoridades lo esclarecerán. O tal vez no. Me quedan algunas inquietudes.
Para entender un accidente

Primera. Un vehículo con el mismo modelo del dueño es una máquina vieja, así el feliz propietario apenas haya conseguido su licencia de conducción, porque dieciséis años es mucho para un equipo automotor que debe sufrir sin el debido mantenimiento, además de sus problemas “estomacales” por el consumo de combustibles agrandados y desmejorados, como parte de la “estrategia” comercial para ganarle al contrabando desde Venezuela.

Segunda. Un camión de 57 años de edad no es lo más apropiado para transitar por vías tan peligrosas como las nuestras, por precípite, y –lo que no es misterio alguno– porque los dineros destinados al mejoramiento y la ampliación de esas vías se los han “jartado” sin asco nuestros alabados gobernantes, así que, además de echar pata y andar en lomo de mula, no es mucho lo que puede caber por estos regionales caminos de herradura.

Tercera. Un camión modelo 52 no tendría cabina para transportar a siete personas (aunque no hay datos adicionales, se asume que ese era el número total de ocupantes). ¿Por qué –si es prohibido– se insiste en transportar pasajeros en la carrocería? Hay muchas respuestas: porque la gente tiene que transportarse y no hay servicio de buses para pasajeros (si no hay vías, mucho menos ha de haber buses); porque los habitantes de la región han visto que las mismas autoridades transportan a su personal en las carrocerías (Ejército Nacional, Policía Nacional, Policía de Carreteras…), así que no temen a las multas.

Cuarta. No creo en el estado óptimo de un camión de 57 años para que logre aprobar legalmente el examen ese del “técnico–mecánico”, como no creo que hayan aprobado ese examen cientos de carritos piratas que transitan a diario por el Área Metropolitana, ni buses–chimenea, ni motos asfixiantes y ensordecedoras. Alguien me dice que tal vez la Ley cita únicamente desde cierto modelo en adelante. No lo sé. La Ley quiere obligar ahora a que los carros nuevos anden con los pasajeros amarrados atrás, como si la seguridad tuviera que ver con el modelo y no con el peligro. Es totalmente incoherente, “¡pero es la Ley!”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad