Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
21ºC
Actualizado 06:09 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-10 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Cuando el cuerno anunciaba la voz del amo, el tumulto crecía y las manos se alargaban presurosas para tomar el viejo máuser. Este tipo de caudillo gamonal estuvo representado por Francisco Carmona en Santa Marta, Juan José Reyes en el Socorro, Juan A. Gutiérrez en Cartagena, Salvador Córdoba en Antioquia y José María Obando en el Cauca. Muchos de ellos se consideraban los restauradores, los supremos padres del pueblo.     Los caudillos del siglo antepasado usaron el boato, muy al estilo de la iglesia católica y sus símbolos, para embobar al pueblo. El boato es indispensable para que el pueblo entre en rito y valore la importancia del personaje. Es la explicación del atuendo pomposo de Mosquera: peluca y guantes de seda, espada con empuñadura, guardia personal, tambor y pregón.

Los primeros presidentes de ese siglo acudían a las ceremonias con frac y cubilete. El pueblo los consideraba semidioses. Todo lo que decían y hacían era la suma de la verdad.

Los colombianos hemos nacido y nos hemos formado en un ambiente de aldea llena de prejuicios, supersticiones, fobias y fantasmas. A diferencia de los europeos que han nacido dentro de una tradición de cinco siglos de verdadera cultura, una cultura que se ha expresado en tan altos valores como Descartes, Hegel y Marx, aquí nos hemos movido dentro de las concepciones del pensamiento más reaccionario.

Guillermo Reyes Jurado

El ocio arma letal de los envidiosos

He buscado en el silencio de las horas y hasta en Google el significado de envidia y cada día quedo más en la nebulosa, porque esta cizaña llega de lugar desconocido y se incrementa en los seres humanos con pasión y sevicia sin motivo, porque quienes la padecen en su mayoría ya han logrado bienes, bienestar, comodidades, títulos, prestancia, así ésta sea prestada, pero la tienen. Visten y comen bien y hasta son bien parecidos para el sexo opuesto y sin embargo no son felices, son amargados, no dejan en paz al prójimo y siempre quisieran estar ellos encima de los demás dominando y mandando. Fuera de Caín y Abel, cuántas vidas se han acabado porque la envidia no los ha dejado coger su propio norte, además porque los envidiosos no pueden inventarse nada bueno por andar entretenidos en hacer el mal al vecino, al desconocido que les cayó mal por haber hecho bien lo que durante años el envidioso no fue ni será capaz de hacer, porque su propia energía se le devuelve en negativa y las cosas que proyecta ninguna le sale bien. Por favor, ayúdenme a combatir la envidia trabajando más, luchando cada uno en su ser y en su oficio, haciéndolo cada día mejor y verán que la cosecha nos rinde mucho más a todos. No le dejemos espacio a la pereza y al ocio porque esa arma letal solamente le pertenece a los envidiosos.

Germán Valenzuela Sánchez


La Constituyente Social por Santander

A nadie le gusta que le señalen errores o se indague por algo, pero siento que es costumbre de nuestros gobernantes que periódicamente enarbolan estribillos y propuestas que no terminan en nada. El Polo Democrático fue el abanderado de esta iniciativa con pitos, flautas y reuniones.

Estamos próximos a nuevo proceso electoral y uno tiene varias preguntas para formular en este tópico:

¿En qué quedó toda esa algarabía de la Constituyente Social por Santander? ¿Dónde se crearon espacios diferentes a los ya existentes de participación social en Santander? ¿Cómo puede haber participación social si solo se hacen grandes proyectos donde la gente del común es invitado de piedra? ¿Qué mecanismos de participación nuevos, en número, calidad o resultados quedaron de esta rimbombante iniciativa? ¿Cuánto fue el presupuesto asignado y ejecutado para promover esta labor? ¿Quién responde por su seguimiento, control y resultados?¿ Acaso han bajado la corrupción o el tráfico de influencias? No veo tal situación?

Ahora en medio de una nueva campaña nos salen con otro cuento chino y todavía no entregan cuentas de lo prometido. Tienen la palabra creo que en la Secretaría de Desarrollo Social de Santander.

Jorge Valencia Ramirez

Una mirada a ciudad norte

Aunque las estadísticas indican que el norte del Área Metropolitana es el sector de la ciudad con mayor índice de delincuencia, no podemos caer en el facilismo de estigmatizar a su población.

Además de las medidas policivas y de control, absolutamente necesarias para proteger a los ciudadanos de bien, ya es hora de que las autoridades tanto Municipales como del Departamento, ensayen una táctica que ofrezca mejores resultados.

Esta podría ser una inversión masiva en áreas muy sensibles: Programas de control de natalidad gratuitos liderados por el ICBF, especialmente entre la población adolescente; centros de capacitación técnica del SENA, programas de mejoramiento de vivienda familiar, restaurantes escolares, Universidad del Pueblo, incentivos tributarios para empresas manufactureras que se asienten en  Ciudad Norte, construcción de instalaciones y escuelas deportivas, programas de alfabetización de adultos y centros de resocialización de menores infractores. Estas son entre muchas otras, necesidades muy sentidas  e insatisfechas.

El pretexto de siempre es la falta de presupuesto, argumento que se cae por sí solo cuando vemos la danza de los millones para compra de armas y la feria del reparto de dinero contante y sonante a quienes menos lo necesitan.

Cambiarle la cara al Norte seria una obra maestra para cualquier alcalde.

Pedro José Pinilla Orejarena

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad