Típicas discusiones en pareja | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-12 05:00:00

Típicas discusiones en pareja

Todo marchaba bien hasta que llegó el fin de semana y usted ya tenía programado el plan para los dos. Su pareja y usted entraron en choque cuando se dieron cuenta que el sinónimo de descanso de los dos era totalmente distinto.
Típicas discusiones en pareja

Usted quería aprovechar desde muy temprano el día para ir a nadar, broncearse, almorzar en algún sitio campestre. Pero él a cambio pensó que no habría mejor plan que quedarse en casa, preparar algo y ver varias películas juntos.

 

Aunque el plan a usted no le disgustaba para nada, sí le incomodaba enormemente repetir la misma actividad de hace meses.

Por eso, el fin de semana terminó hecho un desastre.

Este tipo de situaciones hace parte de las típicas discusiones de pareja que pueden robarle la armonía.

Conozca cuáles son las peleas más ‘simples’ y evítelas. Sólo es cuestión de ponerse de acuerdo con su pareja.

preguntas y respuestas

Liceth Patricia Vargas o

Psicóloga

¿Cómo no caer en esas típicas peleas?

Cuando uno vuelve a caer en una discusión es porque no se ha escuchado a la pareja. Si varias veces se le ha recalcado a una persona sobre una situación particular y no se ha dado solución eso genera conflictos de manera continua. Tal es el caso de discusiones tan sencillas como “este fin de semana vamos de visita a donde mis padres” o “otra vez tienes planes con tus amigos”.

Para no caer en esas típicas peleas lo mejor es cambiar la conducta. A partir de ese cambio no sólo atiendo los reclamos de mi pareja sino que me evalúo y le doy solución a los problemas sin tanta cantaleta.

¿Cómo lograr acuerdos mínimos, puesto que una discusión se da muchas veces por diferencia de elecciones?

Es importante mediar, hablar con mucha madurez sobre los pro y los contra de determinada situación. Cosas tan sencillas como “hagamos esto el fin de semana y el otro tú escoges”,  es una muestra de que mi pareja tiene en cuenta mis gustos, yo los de él y que aprendemos a ser equitativos.

Para lograr esos acuerdos es importante hablar el por qué sí o el por qué no. Para eso se puede elegir un lugar y así como se tiene tiempo para ver una película, también estipular ese tiempo para ponernos de acuerdo.

Las parejas que hablan son las que tienen una mejor convivencia, pero las que no terminan chocando constantemente y cayendo una y otra vez en las mismas discusiones.

Lo importante es no permitir que se haga solo lo que una de las dos partes quiere, porque aunque las primeras veces se ceda, tarde o temprano llegará el comentario de “es que tú siempre”.

Sonia Pacheco Rojas

Psicóloga

¿Cómo no caer en las mismas discusiones sin sentido o en ese círculo vicioso de las peleas tontas?

Lo importante es saber manejar una adecuada comunicación, de esta forma los dos estarán hablando un mismo idioma. Es a partir del diálogo que la persona sabe qué es lo que quiere y qué quiere su pareja. Pero ese diálogo debe ser constante y no solo cuando se presenten esas situaciones particulares.

Cuando me comunico bien con mi pareja sé qué le interesa y no permito que el otro se sienta desplazado, agredido.

¿Cómo lograr acuerdos mínimos?

Lo cierto es que en una relación siempre habrá uno de los dos que tenga un papel de mediador. Cuando los dos se conocen, cuando hay un buen manejo de la confianza, los dos saben que habrá uno que dará el primer paso hacia determinada situación. Esa persona es capaz de lograr acuerdos mínimos para el bienestar de los dos y para que la relación fluya de manera positiva. Pero tampoco se trata de cometer el error de esperar a que sea el otro quien siempre esté proponiendo.

 

Frases que provocan la pelea

1. “Pero mi mamá no lo hace así”. Esta es una frase que hiere rotundamente, si usted no sabe decirla. No se le ocurra pronunciarla cuando ella intenta prepararle un plato especial. Si la pronuncia, tenga claro que de ahí en adelante usted tendrá que apropiarse de la cocina o invitar a su pareja a comer todos los días donde su mamá.

2. ¿Te parece que estoy gorda”. Más que una frase, es una pregunta que suelen hacer las mujeres para averiguar qué tanto le gusta a su pareja. Lo mejor es que le pregunte de frente, si no quiere que hieran sus susceptibilidades.

3. “Ya voy, es que estoy viendo el partido”. Esta frase será falta. Si la dice, prepárese porque le responderán de inmediato que usted nunca tiene tiempo para ella, que es más importante su tonto partido y sus amigos que ella.

4. ¿Por qué nunca me cuentas nada”. Cuando una mujer pronuncia esta frase es porque maneja su relación de manera intensa, porque no confía en usted, o porque sencillamente tiene la razón y usted es un mimo al lado de ella.

5. “En mi casa se hacía de esta manera”. No importa como se hacía antes en su casa de soltero o soltera, lo cierto es que ustedes ya comenzaron una etapa diferente y entre los dos tienen que establecer las nuevas reglas. Por eso se debe tratar en lo posible empezar de cero, sin costumbres pasadas o hábitos aprendidos.


peleas màs frecuentes

1 Significado de plan perfecto Cuando se vive la etapa del noviazgo todo es color de rosa. Usted siempre le responde a su pareja con frases como “haremos lo que tú quieras”, “lo que decidas siempre estará bien para mí”, “no importa el lugar, lo importante es que tú estés conmigo”, “da lo mismo ir a la luna o quedarnos en tu casa, pues lo que vale la pena es compartir contigo”.

Si alguna vez se lo han dicho, no crea que ese panorama permanecerá todo el tiempo. Poco a poco irán apareciendo las diferencias y el discurso se cambiará por frases como “es que tú siempre eres quien decide”, “por qué no tienes en cuenta mi opinión”, “no quiero hacer lo mismo siempre”, “estoy aburrida de comer lo mismo todos los fines de semana”. Entre más posibilidades tengan habrá más diferencias, por eso está en usted lograr acuerdos mínimos.

¿Cómo erradicar esta discusión? Empiece por evaluar qué tanta razón tiene el otro y qué tanta razón tiene usted. Establezcan en una lista cuáles son los planes que le gustan a los dos y cuáles pueden ir turnándose, incluso cuándo tendrán espacios independientes para hacer lo que más les gusta.

Después de establecidos cumpla con los acuerdos y verá cómo cambia la actitud y disposición del otro con los planes que a usted le agradan.

2 Ponerse de acuerdo en las compras Lo más probable es que cuando usted salga de compras con su esposa termine cargado de paquetes, gastando más de lo que tenía presupuestado y con una discusión por medio. Esta es una de las típicas peleas que se adueña de las relaciones. Si no hablan de forma clara cuánto dinero gastarán en su próxima compra, a qué van exclusivamente al centro comercial, habrá problemas. Sobre todo en la época navideña que se aproxima. Lo más lógico es que si usted es hombre no quiera gastar el mismo presupuesto del año anterior en decoración navideña, y que ella al contrario se moleste porque usted no se anima a entusiasmarse de la misma forma por la navidad.

¿Cómo erradicar esta situación? Hablen claramente del dinero que se establecerá para determinadas compras. No se exceda. Si es a usted a quien más le gusta gastar puede empezar por ser más consciente. Si tiene $50.000, $100.000, $200.000 o $500.000 para decorar este año, aprenda a equilibrar sus compras.

3 Discusiones entre tragos Aunque no lo crea tratar de solucionar el mundo o los problemas que los afectan a los dos con tragos de por medio terminará en un caos total. Se consideran típicas discusiones en pareja frases como “no quiero que tomes más”, “ya me quiero ir a casa”.

¿Cómo erradicar esta situación? El primer paso es no excederse en trago. Pero si ocurre y usted es la otra parte, evite en lo posible poner sobre la mesa temas incómodos, sea lo más paciente posible y no encienda la candela. Si fue usted quien propició esa conversación incómoda, deberá atenerse a las consecuencias.

4 Siempre tienes planes con tus amigos O “tus amigos están primero que yo”, “es más importante ese partido que nuestra relación”, “quédate con ellos hasta tarde y a mí no me busques en todo el fin de semana”. Cualquier parecido con la realidad es sólo coincidencia.Por lo general el tema de los encuentros de amigos genera más de una ampolla en los noviazgos. Pero no sólo eso la sacará de casillas sino que usted esté con ella y de un momento a otro suene el celular y sea uno de sus ‘famosos’ amigos. Eso la pondrá como un titi, más, si usted termina diciéndole a su amigo que se vean más tarde o se extienda en la palabra con él y la deja esperando.

¿Cómo erradicar esa situación? Hágale entrar en razón a su pareja, y bajo buenos términos, que no hay nada más molesto que sentir que tiene novio, pero nunca está con usted. Coméntele que usted también quiere espacios para los dos, más allá de la típica visita entre semana.

Pero si es usted la persona que no puede vivir sin sus amigos, empiece a distribuir tiempo. Establezca un día para ellos y dedíquele espacio a su pareja. De descuidarla usted será el principal culpable.

5 “Y por qué te tiene que llamar tu ex” El tema de “la ex” y “el ex” siempre serán campos minados, sobre todo, si la relación anterior se terminó hace poco.

¿Cómo erradicar esa situación? Cuando ronde el fantasma del ex o la ex lo mejor es evadir la conversación. Por más que se quiera hablar con toda madurez, se generarán susceptibilidades. En este tipo de casos es mejor que no pregunte más de la cuenta ni le dé trascendencia al asunto.

6 “Es que tú gastas mucho”, “es que tú eres muy tacaño” Cuando el dinero se convierte en un problema en pareja, lo más probable es que aparezcan esas molestas peleas y por ende, agresiones con frases como “tacaño” o “derrochadora”.

¿Cómo erradicar esa situación? Lo mejor es tener claras las finanzas y ser conscientes de parte y parte. Tanto el hombre debe entender que existe el renglón de la diversión dentro de la economía y la mujer debe ser más austera y no encapricharse con esa obsesión por comprar y comprar.

¿Acostumbrados a discutir?

Hay personas que pelean por todo y que no pueden pasar un fin de semana sin estar discutiendo.

Incluso se ‘agarran de los cabellos’ por cosas tan simples como escoger una película, un lugar para cenar, el control del televisor. Según explicó la psicóloga Liceth Patricia Vargas Orduz, “este tipo de situaciones pueden ser simples pero pueden llegar a ser tan irritables que pueden dañar una relación”.

¿En qué se puede estar fallando?

Los expertos explican que una de las partes puede estar siendo egoísta con la otro.

“Puede existir que uno de ellos sea egoísta, que no tenga la disposición para ceder. Ese tipo de personas tienen tendencia a que se haga lo que ellas dicen, no están siendo pareja. Por eso la solución puede estar en dejar a un lado el egoísmo, respetar los gustos del otro, saber qué le hace feliz y ayudar a que su pareja también disfrute”, agregó Vargas.

Por eso si usted quiere erradicar de su vida en pareja esas discusiones simples, lo mejor es empezar por dejar a un lado los intereses personales, tener en cuenta también las necesidades de la pareja y lograr ese punto intermedio.

LISTA

Ante una discusión simple

1 No siga el mismo juego. Recuerde que se necesitan dos para discutir.

2 Si la discusión se hace irritable, lo mejor es que se aleje de la escena por un momento.

3 No cometa el error de elevar el tono o hablar de forma ofensiva. Evite cualquier tipo de agresividad.

4 Póngase en el lugar del otro. Piense también en cuáles son sus necesidades y en el equilibrio que se le está dando a la relación. Es posible que en ese examen de conciencia se dé cuenta que la balanza siempre está a su favor y es el momento de ser equitativos.

5 Deje de estar culpando al otro. Empiece por evaluarse de manera individual y cambiar esos aspectos que usted tiene por mejorar.

6 Cuando su pareja expresa lo que quiere, no piense que es que la quiere mandar. Simplemente puede estar expresando lo que le gusta o incomoda, pero no siempre estará llevándole la contraria.

7 Evalúe hasta qué punto se dan esas discusiones sin sentido porque usted es indeciso para todo. Es posible que esa sea la razón por la cual su pareja siempre elige por usted.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad