La desidia regional | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Feb 23 2018
19ºC
Actualizado 09:47 pm

La desidia regional | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-13 05:00:00

La desidia regional

El que quiera ver que vea y el que no, pues que siga pasando por el puente improvisado de Girón como si nada. ¿Qué es lo que en Bucaramanga hizo tanto mal, como para lograr que el deterioro se nos suba pierna arriba sin ni siquiera despabilarnos?
La desidia regional

La desidia, el sentimiento de desarticulación de las fuerzas sociales (instituciones, gremios, academia y comunidad andan cada una en lo suyo y no se enganchan en procesos colectivos) y el fenómeno de dar la espalda a lo común para concentrarse sólo en la propia supervivencia, deben haber surgido paulatinamente.  ¿Y las causas? La inmigración masiva y “multiregional” de la última década dificulta el fortalecimiento de tejidos sociales –tal vez- La estampida de bumangueses hacia las afueras, como huyendo del caos, dejó a la ciudad desamparada, sin quién se apropie de ella, sólo percibida como plaza de mercado, no como solar de vida.

Políticamente, esta región sufrió en las dos mitades del siglo XX, dos de las más tremendas frustraciones de su historia. Primero Gabriel Turbay, a quien la salud –y un poco la xenofobia sectaria que promovió el establecimiento- le arrebató la posibilidad de dirigir los destinos patrios con su solvencia moral e intelectual. Luego, para las generaciones que todavía vivimos, el genocidio de Luis Carlos Galán. El desconsuelo de los cientos de miles de bumangueses que desfilamos hacia el Parque García Rovira días después del crimen, fue tan solo un anticipo del descalabro que vendría año tras año, hasta hoy. Veinte años después –los que alcancen a recordar lo que fueron Bucaramanga y Santander hace 20 años- las cosas están mal. Y cada desengaño cobra vidas en el alma colectiva, hasta dejar una comunidad de inertes.

La crisis social es palpable. Calles llenas de comercio empobrecido e informal y de población desplazada y marginada, son un chiflido sordo a las cifras que ubican a Bucaramanga como la ciudad de menor desempleo del país. El desajuste técnico y administrativo con que se adelantan las obras públicas habla claro de una región con dirigencia incapaz –¿tal vez corrupta?-, sin dolientes y casi invisible para el ámbito nacional. ¿Hay derecho a que dos años después, el puente que comunica a la capital del departamento con su aeropuerto siga sin repararse? ¿Sería lo mismo si el puente uniera a Rionegro con Medellín?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad