Publicidad
Mié Mar 29 2017
24ºC
Actualizado 04:09 pm

'2012' Y viernes 13, caldo de cultivo ideal para temores y supersticiones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-13 20:06:53

"2012" Y viernes 13, caldo de cultivo ideal para temores y supersticiones

El √ļltimo filme apocal√≠ptico de Roland Emmerich, "2012", lleg√≥ hoy a las pantallas de todo el mundo envuelto en temores sobre supuestas profec√≠as, especialmente en EEUU, donde la fecha de estreno, este viernes 13, es sin√≥nimo de mal ag√ľero entre los m√°s supersticiosos.
'2012' Y viernes 13, caldo de cultivo ideal para temores y supersticiones

Poco importa que la crítica especializada la haya maltratado o que el guión quede enterrado bajo sus imponentes efectos visuales, porque "2012" se dispone a arrasar en la taquilla, con estimaciones que van desde los 40 a los 50 millones de dólares en su primer fin de semana de exhibición.

Y en ese presumible éxito tendrá mucho que ver la atracción de muchos por el fin del mundo.

El 21 de diciembre de 2012 supondr√° la terminaci√≥n de un ciclo seg√ļn el antiguo calendario maya, una fecha prof√©tica que en Internet ha generado un hervidero de teor√≠as sobre el fin del mundo que giran alrededor de ese d√≠a, con portales como 2012endofdays.org, Survive2012.com, o December212012.com, que dibujan un escenario dantesco para la v√≠spera de la Navidad de dentro de tres a√Īos.

"No hay mucha informaci√≥n acerca de lo que los mayas pensaban que ocurrir√≠a en 2012, pero el consenso es que habr√° un gran cambio", explica Robert Bast, creador de la web Survive2012.com. "Para algunos significa un cambio positivo, espiritual. Otros, como yo, consideran que se predijo un evento catastr√≥fico", a√Īadi√≥.

Grandes terremotos, una alteración radical del clima, guerras masivas, o el impacto de un asteroide como el que causó la extinción de los dinosaurios son los desencadenantes más populares que supuestamente acabarán con la sociedad tal y como la conocemos.

Incluso la web December212012.com se atreve a incluir a celebridades como Mel Gibson, Shirley MacLaine o la banda The Smashing Pumpkins entre sus seguidores.

Ante la alarma social creada en algunos círculos, hasta la NASA se ha visto obligada a intervenir para calmar los ánimos.

"Nada malo le ocurrir√° a la Tierra en 2012", explicaron los especialistas en una lista de preguntas y respuestas publicada en su web oficial. "Los cient√≠ficos de todo el mundo desconocen cualquier amenaza asociada a 2012", a√Īadieron.

Eso incluye meteoritos, asteroides o alineamientos planetarios, seg√ļn explic√≥ la NASA, que dio a conocer el origen de esta profec√≠a.

La historia comenzó con el supuesto descubrimiento por los sumerios del planeta Nibiru que, en su opinión, se dirigía a la Tierra. Ese incidente fue originalmente predicho para mayo de 2003, pero como no ocurrió nada, la fecha se pospuso a diciembre de 2012.

Fue entonces cuando estas hipótesis se relacionaron con el fin de un ciclo del antiguo calendario maya al término del solsticio invernal.

Emmerich da as√≠ su √ļltima vuelta de tuerca al g√©nero catastr√≥fico, el mismo en el que ya se sinti√≥ como pez en el agua con "Independence Day" (1996), "Godzilla" (1998) y "The Day After Tomorrow" (2004).

Pero mucho antes de que este director alem√°n jugase a destruir la civilizaci√≥n, otros cineastas -con menos recursos y presupuestos- ya lograron inyectar el miedo en las venas al p√ļblico de todo el mundo.

El género de catástrofes tuvo su época de oro en los 70, que alumbraron títulos como "The Towering Inferno", con Steve McQueen; "Earthquake", con Charlton Heston; o "The Poseidon Adventure", con Gene Hackman, poco después de que el terror a una guerra nuclear originase cintas como "On the Beach", con Gregory Peck y Ava Gardner, o "Dr. Strangelove", de Stanley Kubrick.

Pero el desarrollo de los efectos especiales hizo posible no s√≥lo el resurgir de este tipo de cine en la d√©cada de 1990 -alimentado por la incertidumbre del fin del milenio-, sino tambi√©n la tendencia a ampliar el campo de destrucci√≥n, que ahora permite, gracias a pel√≠culas como la de Emmerich, comprobar c√≥mo la Casa Blanca queda hecha a√Īicos casi al mismo tiempo que el T√≠bet.

En 1998 los enormes meteoritos de "Deep Impact" y "Armageddon" sumaron conjuntamente 900 millones de dólares en todo el mundo, y Steven Spielberg sumó casi 600 millones de dólares con la amenaza exterior de "War of the Worlds" (2004).

Lección aprendida: no hay nada mejor que un buen apocalipsis para barrer en la taquilla.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad