No desestimemos a Ch√°vez | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-15 05:00:00

No desestimemos a Ch√°vez

Si me preguntan por el demoledor periplo de la confrontaci√≥n con Venezuela, me atrever√≠a a decir que detr√°s de los lamentables episodios que convirtieron la frontera en polvor√≠n, est√° la diatriba del Socialismo del Siglo XXI y su grito de guerra: ¬ďpatria, socialismo o muerte¬Ē. Una estrategia que desde el Foro de Sao Pablo, ha pretendido cundir Am√©rica Latina con un proyecto de izquierda, del que muchos hablan pero pocos conocen. Una estrategia ¬Ėfraguada inclusive con grupos terroristas¬Ė que hoy resulta conveniente al r√©gimen personalista de Ch√°vez, para tender una cortina sobre la andanada de errores que sepultaron una d√©cada de crecimiento en Venezuela. Un montaje que esconde la aparente irracional de sus ambiguos llamados de guerra.
No desestimemos a Ch√°vez

Es claro para los colombianos, los venezolanos y la comunidad internacional, las intenciones guerreristas de Ch√°vez. De √©l y no de 20 millones de venezolanos y 2 o 3 millones de colombianos, ¬ďchamos¬Ē por adopci√≥n. As√≠ lo demuestra su reiterado discurso desmedido y amenazante, su af√°n por alimentar arsenales ¬Ėdesde mucho antes de la disputa por la presencia de Estados Unidos en bases colombianas o del incidente con Ecuador¬Ė, su alianza con reg√≠menes proscritos y su peligrosa carrera por elevar a rango militar sus milicias bolivarianas de ciudadanos rasos.

Fue la lectura que hicieron Brasil y Paraguay sobre la fragilidad generada por Chávez en la subregión lo que condicionó la entrada de Venezuela al Mercosur. Una lectura que habla del inadmisible uso de armas para zanjar disensos en el mundo de hoy, pero que Chávez deliberadamente instiga con mensajes y actos de agresión.

Mientras Ch√°vez dilapida los petrod√≥lares, el pueblo venezolano tiene que conformarse con verlo en las cadenas nacionales para recibir su adiestramiento doctrinario y recordar con anest√©sico ¬Ėen medio de canciones de cuna y carcajadas¬Ė que no tiene agua ni energ√≠a y que las 54 medidas que se tomaron en octubre, tampoco bajaron la inflaci√≥n. Pero √©l los tranquiliza. El pa√≠s tiene reservas internacionales para dos a√Īos de importaciones, la econom√≠a creci√≥, registra bajo endeudamiento y las subvenciones est√°n aseguradas.

Pero como el que reza y peca empata, prefiere no hablar del hueco en las finanzas p√ļblicas, la mengua del aparato productivo y el recaudo o la desaceleraci√≥n econ√≥mica. Como tampoco, que gasta a manos llenas las reservas internacionales y que su gasto fiscal est√° financiado con un agresivo endeudamiento p√ļblico.

No le dimos motivos a Ch√°vez. Los ha tomado de su situaci√≥n interna. Su ecuaci√≥n de ¬ďdefensa nacional¬Ē contra el imperialismo yankee, pasa por anunciarle una guerra a Colombia de cuando en vez, so pretexto de las bases, aunque los equilibrios no le sumen. La disuasi√≥n parece ser la estrategia en adelante, una tarea en la que puede ayudar el convenio con USA. La raz√≥n pol√≠tica y moral est√° con Colombia. S√≥lo esperamos que el presidente Ch√°vez admita un di√°logo directo y honesto, dentro de las normas diplom√°ticas y los canales civilizados.

*Presidente Ejecutivo de FEDEG√ĀN

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad