Superar nuestra ¬ďhipopotamitis¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-15 05:00:00

Superar nuestra ¬ďhipopotamitis¬Ē

Carecemos de reflexión. Llevados por la anecdótica turbulencia de los acontecimientos que vertiginosamente se suceden y manipulados por los medios de comunicación, no nos paramos a hacernos las verdaderas preguntas ni a centrarnos en nuestros reales problemas ni a formular proyectos de solución. Sobran ejemplos para ilustrarlo. En un escrito anterior analicé dos de ellos. Presento aquí otros.
Superar nuestra ¬ďhipopotamitis¬Ē

Est√° de moda acaparar rating con la violencia sobre nuestros ni√Īos. Infantes son violados y asesinados hasta por sus padres. Los casos de Ch√≠a y Piedecuesta, con raz√≥n, nos conmocionaron; con todos sus detalles ocuparon morbosamente la primera plana y extensas cr√≥nicas en nuestros peri√≥dicos; por abundantes horas; cual en un espect√°culo circense, fueron ¬ďdeleitados¬Ē los televidentes. Pocos p√°rrafos y minutos se dedicaron a llamar la atenci√≥n sobre la tragedia de las relaciones familiares, analizar sus causas y proyectar soluciones.

An√°logamente, es grav√≠simo el aumento de la delincuencia entre menores de edad y la violencia en las instituciones escolares, como lo ilustran las macabras cr√≥nicas diarias. Hemos llegado hasta el colmo de que dos bandas de 300 integrantes se citaron por Internet para ¬ďarreglar cuentas¬Ē en un encuentro callejero, sin que ninguno de sus padres se diera cuenta. ¬ŅQu√© pasa en nuestras familias? ¬ŅComo detener su desintegraci√≥n?

Estuvimos engolosinados con las intrigas de nuestros congresistas en la elecci√≥n de sus mesas directivas. No centramos nuestra atenci√≥n sobre ese circo a que est√°n reducidos los entes de representaci√≥n popular y la abyecci√≥n a que han llegado nuestros ¬ďpartidos¬Ē pol√≠ticos causantes de toda la corrupci√≥n pol√≠tica y el despelote en que nos encontramos.

Los problemas pol√≠ticos que nos han tenido en vilo son los anecd√≥ticos de la reelecci√≥n y la sucesi√≥n de Uribe.¬† La lista para sucederlo es creciente. El problema no es Uribe o no-Uribe.¬† La pregunta no debe ser ¬ď¬Ņdespu√©s de Uribe, qui√©n?¬Ē sino ¬ď¬Ņdespu√©s de Uribe, qu√©?¬Ē. ¬ŅQu√© proyectos de pa√≠s, qu√© alternativas presentan tanto uribistas tomo antiuribistas? ¬ŅQu√© pa√≠s vamos a dejar a las futuras generaciones? Y lo peor de todo es que entre nuestros j√≥venes hay poca preocupaci√≥n y reflexi√≥n; algunos son manipulados por los demagogos de siempre; la mayor√≠a permanece en la indiferencia.

El liderazgo de nuestros ¬ďintelectuales¬Ē de derecha e izquierda, cuando existe, es pobre, irreflexivo o dogm√°tico y sus actuaciones a veces rayan en lo rid√≠culo y repugnante, como la vergonzante visita a Ch√°vez.¬† ¬ŅA d√≥nde ha ido a parar el equilibrio y la seriedad de algunos columnistas? ¬ŅCu√°ndo y c√≥mo nos sacudiremos de nuestra modorra intelectual?¬† O ¬Ņaceptaremos ser meros espectadores o profetas de desventuras?

La meta es la construcción de una comunidad reflexiva, pensante, participante, amante, armoniosa y solidaria. Sus caminos: la reconstrucción de los lazos familiares y sociales; una educación centrada en valores; unos órganos políticos éticos y democráticos; unas estructuras sociales justas, donde se respete la dignidad humana, los derechos humanos fundamentales se hagan realidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad