Razones para no subir el salario mínimo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm

Razones para no subir el salario mínimo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-15 05:00:00

Razones para no subir el salario mínimo

La decisión económica más importante para millones de colombianos es la del incremento del salario mínimo (SMLV). Para los 2.2 millones de empleados formales que reciben ese salario o un poco menos y para los 7 millones que están en el sector informal y que ganan inclusive menos de los $496.900 mensuales, el aumento de sus ingresos para el año entrante dependerá de la decisión que tomen distinguidos ejecutivos (que ganan 40 o 50 veces más que ellos).
Razones para no subir el salario mínimo

Ya están sobre la mesa las conocidas posiciones de algunos gremios y del Banco de la República, para quienes el aumento no debe ser superior a la inflación esperada para el año entrante, es decir, no más del 3% (o $14.900 mensuales). El trillado argumento es que si el SMLV aumenta más, esto va a crear expectativas inflacionarias y, por lo tanto, impedir que se cumpla la sacrosanta meta que se ha fijado el Banco Central.

Este razonamiento a veces es cierto pero otras no, dependiendo del contexto económico. Por ejemplo, el año pasado el aumento del SMLV fue de 7.7%, en contra de la opinión del Banco de la República, pues su meta de inflación para este año era sólo del 4%. Como consecuencia este año si se incumplió la meta pero, ¡oh sorpresa!, por debajo porque la recesión y la caída de la demanda han llevado a un estado de deflación, es decir, de caída generalizada de los precios.

Otro argumento utilizado para proponer una mínima alza del mínimo es defender la competitividad internacional de los productores colombianos, porque acá los salarios son mucho más altos que en otros países en desarrollo.

Es cierto que medido en dólares el SMLV ha tenido un enorme aumento en los últimos 6 años, pues ha pasado de 140 a 250 dólares, y esto tiene a punto de quebrar a confeccionistas, floricultores y a muchas otras industrias intensivas en mano de obra. Pero la causa del problema no es el salario, que en pesos sigue siendo muy bajo, sino la revaluación de la tasa de cambio. Los trabajadores, que son el eslabón más débil de la cadena, no tienen porqué pagar los errores de la política fiscal y cambiaria del gobierno.

La prueba reina en contra de un aumento del salario mínimo por encima de la inflación, es que esto crea desempleo porque según la ley de la oferta y la demanda, si aumenta el precio de una mercancía (el trabajo), va a disminuir su demanda, es decir, que los empleadores van a contratar menos trabajadores. Para ser justos, hay que reconocer que en la aplicación de esta ley si se acepta que el SMLV aumente un poquito por encima de la inflación, en razón del aumento de la productividad de la economía.

En una perspectiva de largo plazo este criterio no se ha aplicado. En efecto, según los datos del mismo Banco de la República, entre 1990 y el 2008 la economía colombiana creció 75% y el salario mínimo tan solo lo hizo un misero 5%. Es decir que todo el aumento de la productividad en este período se quedó en manos de los empresarios y de los administradores y los trabajadores calificados cuyos salarios si crecieron más de un 35%.

Además, dentro del modelo económico de la “confianza inversionista” del presidente Uribe se han cambiado las condiciones del mercado laboral en contra de los trabajadores. De una parte con la reforma laboral que disminuyó los ingresos de los trabajadores sin lograr crear más empleo y, de otra parte, con todos los subsidios y exenciones tributarias a los empresarios que han abaratado la maquinaria y los bienes de capital de manera que se ha disminuido la demanda de trabajo. Mientras se mantenga este modelo es imposible esperar que mejoren las condiciones de los trabajadores.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad