Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
22ºC
Actualizado 09:00 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-16 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Hace muchos años, cuando los alcaldes eran designados por los gobernadores, habían unos alcaldes de lujo. Recuerdo tres casos que son de verdadera antología.

Primer caso.- Hubo en cierta ocasión una reunión de funcionarios en la ciudad de Ibagué a la cual concurrió el señor alcalde de la población de Umpalá. Al llevar la palabra, luego de toser dos veces, sacar pecho y rascarse una oreja, dijo con voz bastante inerte: “Me encuentro emocionado, lleno de orgullo patriótico, al estar en Ibagué frente al Nevado del Tolima, coronado de nieve perpetua la mayor parte del año”.

Segundo caso.- En la población de Guane, unos campesinos que estaban cavando la tierra, encontraron unas momias de indígenas. El hallazgo constituyó noticia nacional. Llegó de Bogotá una comisión de antropólogos, a estudiar el caso. El alcalde los recibió con las siguientes palabras: “La población de Guane recibe con verdadero orgullo a esta comisión de antropófagos.

Tercer caso.- Un alcalde de Cepitá dialogaba con el señor cura. Al preguntarle el sacerdote qué sugería para que la población progresara, contestó sin vacilar: Lo que este municipio necesita es una carretera que vaya hasta Bucaramanga y vuelva.

Guillermo Reyes Jurado


¿Qué pasó con la chatarrización?

A mediados del año 2007 diversas esferas legislativas estuvieron moviendo el proyecto de chatarrización para los vehículos con muchos años de estar circulando deficientemente en nuestras carreteras.

Sin embargo, nada se volvió a saber de este proyecto y por eso muchas personas han perdido la vida por tener que transportarse en carros que ruedan “in artículo mortis”. No entiende uno que se siga permitiendo la circulación de cacharros con 50 y 60 años de uso, como el camión modelo 52 que se accidentó recientemente en la vía Cepitá-San Andrés y de los siete pasajeros que llevaba, murieron seis y uno quedó gravemente herido.

El gobierno está en mora de aprobar un proyecto de ley para chatarrizar aquellos vehículos que por su avanzado estado de deterioro, no garanticen la seguridad de sus usuarios y a la vez fijar unos subsidios o créditos blandos para facilitar la reposición de esos automotores, especialmente del servicio público, que transporta a los campesinos con sus productos agropecuarios en nuestras difíciles carreteras.

Estas normas ya existen en otros países; en Méjico por ejemplo, un carro que cumpla veinte años de uso, lo sacan de circulación.

Esta medida además de ayudar a mejorar el medio ambiente, ayuda también a descongestionar nuestras vías, ya que según estadísticas, en Colombia en los últimos cinco años se aumentó el parque automotor en un 60%. De seguir permitiendo el rodamiento de estos vehículos amarrados con alambres y cabuyas, especialmente en el campo, tendremos que seguir registrando dolorosamente centenares de víctimas más, de humildes e indefensos campesinos, por negligencia del gobierno.

Aristóbulo Hernández B.

 

Miti & miti

La “criptoley” del miti & miti ha existido siempre en contratos, contraticos, ayudas humanitarias, reparaciones locativas, nombramientos, subsidios y hasta en el vaso de leche (mejor darles la vaca y enseñarles a ordeñar) y solo se descubre cuando estalla la guerra entre los judas y los pilatos, pero el daño ya está hecho y la Ley de Reparación es letra muerta cuando de políticos se trata.

Los beneficiados con el Agro Ingreso Seguro o inseguro tendrán que devolver (¿será que si?) no solo los auxilios recibidos, sino también perder la coima que dieron para su adjudicación y ojalá sea así para que cojan tantica vergüenza y les sirva de escarmiento, diría mi abuela.

Una amiga mía que trabajó hace ya varios años en un instituto descentralizado acusó con pruebas fehacientes a su jefe de estar robándose el material de la bodega y echaron a mi amiga del cargo por calumniadora. “En política, lo más seguro es dar a cada uno algo qué defender”. Georges Clemenceau.

Graciela de Salcedo


No habrá guerra

Vengan, contemplen las actividades de Jehová, como ha establecido acontecimientos pasmosos en la tierra. Hace cesar la guerra hasta la extremidad de la tierra. (Salmo 46; 8,9).

Por la televisión venezolana vemos a personas de diferentes estratos, exclamando “envidiamos a Colombia por su Presidente, aprenda Chávez”. Hay una exclamación en las dos Naciones y dice no tener razón para pelear entre hermanos, nos necesitamos, nos apreciamos, nos sentimos, somos de una misma cuna bolivariana. En este suicida aspecto hay un solo aspirante un solo culpable un demente.

Chávez sueña con guerras inventadas por él y un reducido grupo de autómatas con uniforme militar.

Cuando uno está alejado de Dios, en su mente y corazón no hay lucidez ni justa razón, pero esta falta de lucidez llevará al deschavetado al sitio que le corresponde y quienes esto harán, serán los mismos pueblos hambrientos y abandonados.

No hay afán, no hay inquietud en las dos hermanas Naciones que se necesitan mutuamente y por ello no sienten deseos de autodestruirse, está equivocado al creerse el líder, cuando tiene con hambre a su pueblo y regala las riquezas de su suelo a extraños.

Llegará un glorioso amanecer en Venezuela en que el diablo se lleve al actor principal de este suicidio colectivo por la injusticia que reina en su trastornada mente de líder.

Carlos A. Muñoz V.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad