Sacerdotes de Colombia y Venezuela refrendaron hermandad con juego de f√ļtbol | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-16 22:41:52

Sacerdotes de Colombia y Venezuela refrendaron hermandad con juego de f√ļtbol

La Iglesia cat√≥lica de Colombia y Venezuela jugaron hoy un partido de f√ļtbol en la ciudad fronteriza de C√ļcuta para enviar un mensaje de paz y hermandad a los gobiernos de los dos pa√≠ses, que mantienen congeladas sus relaciones diplom√°ticas y comerciales.
Sacerdotes de Colombia y Venezuela refrendaron hermandad con juego de f√ļtbol

Las di√≥cesis cat√≥licas de C√ļcuta y San Crist√≥bal jugaron en el estadio General Santander acompa√Īadas de centenares de personas que apoyaron con c√°nticos religiosos su causa de paz, la cual bautizaron: "Gran encuentro deportivo por la paz de la frontera".

El obispo de C√ļcuta, monse√Īor Jaime Prieto, asegur√≥ que haciendo uso del aprecio que sienten las comunidades fronterizas hacia los sacerdotes de ambos lados de la frontera decidieron organizar el partido amistoso como su "mensaje de paz".

Minutos antes del silbato inicial, Prieto indic√≥ que el juego era la muestra de que colombianos y venezolanos eran hermanos y que por ning√ļn motivo habr√≠a la necesidad de instar a una guerra entre pa√≠ses que tienen m√°s en com√ļn que diferencias.

Prieto, organizador del "encuentro de sotanas", destaco la asistencia al estadio y el mensaje que se le envi√≥ al presidente colombiano, √Ālvaro Uribe, y al venezolano, Hugo Ch√°vez.

"Sacerdotes venezolanos y colombianos jugamos pensando en dar lo mejor de cada uno", agregó el prelado.

Asimismo, indicó que una vez que se acabó el juego los ganadores fueron todos y no hubo perdedores.

"Queda la experiencia de saber que sin los otros, el encuentro es imposible, nos dimos un abrazo y quedamos como los hermanos de siempre", indicó.

La n√≥mina estuvo compuesta por 40 sacerdotes, suficientes para tener titulares y hacer cambios durante el partido de f√ļtbol.

El marcador final de 2-2 dejó más que felices a las cerca de 1.200 personas que asistieron al estadio y también animaron a sus equipos con cánticos: esta vez religiosos y llamando a la paz y la hermandad entre los dos países.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad