Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 11:44 am

Otra vez rajados | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-18 05:00:00

Otra vez rajados

Otra vez rajados

En la publicación frecuente de los índices de transparencia en el mundo, o la lucha contra la corrupción de las diferentes naciones, que es lo mismo, Colombia obtiene sin variación alguna, resultados muy negativos. Y más que negativos, vergonzosos.

En la revelación más reciente de la organización Transparencia Internacional, este país alcanzó una vez más un bochornoso 3,7 sobre diez en la materia, que simplemente confirma lo que 40 millones de colombianos ya saben porque lo viven a diario.

La descomposición ética y moral en Colombia inundó todos los ámbitos estatales y es la culpable directa de los males que aquejan a esta sociedad. Desde el nacimiento de los grupos guerrilleros hace cinco décadas, hasta la pobreza generalizada y el subdesarrollo crónico que ha sido imposible sacudirse de encima.

Es que incluso, la situación lejos de permanecer igual, empeora. Este año el país cayó cinco puestos más en la escala mundial, del 70 al 75, en lo que tal vez refleja ese aumento inatajable del CVY.

Sí, del conocido Cómo Voy Yo que institucionalizaron tanto administradores del gobierno como sus contratistas, que simplemente le dieron un nombre a ese soborno perverso que permite a unos y a otros adjudicarse los presupuestos del Estado para realizar obras de quinta con precios sobredimensionados y cuya diferencia reparten con eficiencia en sus patrimonios personales.

No obstante, la lucha contra el flagelo permanece en los últimos lugares de la lista de problemas nacionales. Como si no se tratara de la madre de todos los males, aquí tal vez por conveniencia, por miedo a las consecuencias, por falta de voluntad real o por hacer parte del sistema, quienes están en la obligación y tienen las leyes de su lado para hacerlo, no cumplen con su trabajo. Trabajo que no sólo le ayudaría al país a salir del atolladero en el que vive desde su independencia, sino a mejorarle las condiciones de vida a millones de compatriotas que en pleno siglo XXI no tienen agua potable, acceso a sus parcelas, vías aceptables en pueblos y ciudades y ni qué decir de una educación razonable o un sistema de salud que los atienda como a seres humanos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad