Publicidad
Dom Ago 20 2017
21ºC
Actualizado 05:58 pm

Estados Unidos y China: nuevo eje global | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-19 05:00:00

Estados Unidos y China: nuevo eje global

La visita de Barack Obama a China refleja muy bien el nuevo eje del poder global. China será a partir del próximo año la segunda economía del mundo y se proyecta como la potencia global que aspira a consolidarse. Estas dos economías representan casi la mitad del crecimiento económico mundial; su intercambio comercial duplica al que lo sigue. No hay duda que Estados Unidos y China son los países más importantes en el mundo globalizado actual. Estados Unidos tiene el mayor déficit de cuenta corriente y China el mayor superávit.
Estados Unidos y China: nuevo eje global

Para USA está gira asiática tiene una gran importancia, no sólo para mejorar las relaciones con el nuevo gobierno japonés, que tiene una relación más fría con USA, y que además cuenta con creciente protestas sociales por el tema de las bases norteamericanas en Japón. Adicionalmente tienen varios temas a tratar con China, que van desde los económicos, los derechos humanos pero es probable que sean temas de bajo volumen, entre otros por la baja credibilidad norteamericana por el caso de las torturas en Irak y Guantánamo, el tema armamentista, hasta conflicto regionales y locales, como el desarme nuclear y normalización de las relaciones con Corea del Norte, o el caso de Irán, temas todos en los cuales la participación conjunta es fundamental para avanzar en soluciones.

Esta reunión entre los dos grandes países de este nuevo período puede estar configurando el estilo de las relaciones en el orden mundial, que seguramente van a estar caracterizadas por la mezcla de rivalidad y cooperación, seguramente con primacía de la segunda, por lo menos por un largo rato.

Un estudio de la Rand Corporation –citado por Robert J. Shapiro- titulado ‘Assessing Russias’s Decline’ señala sobre el futuro de China: “China es el único país con los medios y la voluntad para llegar a hacerse oír y que le presten atención en la geopolítica. Pero China no tendrá ninguna prisa para hacerlo en los próximos diez o quince años, porque sus dirigentes están convencidos de que su autoridad política depende de un rápido progreso económico, lo cual, a su vez, depende vitalmente de mantener buenas relaciones con Estados Unidos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad