Contribuya a formar un ciudadano | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-21 05:00:00

Contribuya a formar un ciudadano

Observar el día a día de nuestra ciudad y la forma como los ciudadanos nos preocupamos por hacer de ésta un entorno amable, para el bienestar de todos, lleva a reflexionar acerca de si Bucaramanga puede ser una ciudad educadora, que movilice en todos sus habitantes el respeto por el otro y el respeto por el entorno.
Contribuya a formar un ciudadano

Estamos convencidos de que nuestra ciudad es un “buen vividero”; sin embargo los indicadores de respeto por la vida y los de respeto por la calidad del ambiente se encargan de poner en duda esta creencia; esos indicadores nos muestran intolerancia rayana en el delito y desprecio por el entorno. Eso es lo que nos señalan los diarios de la ciudad. Entonces, ¿cómo los ciudadanos nos preocupamos por construir ciudadanía?

No es suficiente tener, en la educación básica y superior, cobertura y, probablemente, calidad que se destacan en el ámbito nacional. Seguro colegios e instituciones de educación superior cumplen su tarea; pero sus resultados no se observan en la cotidianidad. Por el contrario, quien aprende se sorprende con hechos contradictorios en el diario transcurrir de su ciudad: la intolerancia, el incumplimiento de lo pactado, el atraco al erario, la corrupción, van en contravía a las enseñanzas de los maestros en las aulas. El proceso educativo se vuelve una realidad en la ciudad y ésta es el escenario para el ejercicio de la ciudadanía.

La labor del maestro es incompleta si en la ciudad los ciudadanos en ejercicio no se comportan como tales; de nada vale tener la mejor educación de Colombia, con resultados que se muestran en los exámenes de Estado, si los indicadores de calidad de vida, de convivencia ciudadana tienden a ser, o son, negativos. Se planea incrementar los indicadores industriales y comerciales; mientras que, de manera simultánea, la inseguridad se incrementa por las calles. Se quiere mostrar una ciudad con moderna infraestructura, una “ciudad bonita”; pero el ciudadano del común, y por ende el estudiante, observa algo diferente: programas de gobierno que no se cumplen, obras con fecha de finalización a gusto del contratista de turno, planes estratégicos muy buenos, probablemente como ejercicio de planeación, pero no diseñados para llevarse a cabo.

Es posible que los educadores estén cumpliendo con las responsabilidades que el Estado ha depositado en ellos; y que, como ciudadanos, cumplan; pero, también es posible que quienes algún día asistieron, para educarse, al colegio y a la universidad y hoy tienen responsabilidades públicas o privadas, puedan estar echando por la borda lo que el país se propuso cultivar en esas aulas: la formación de un ciudadano.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad