Conflictos que con más frecuencia concilian los bumangueses | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 06:38 am

Conflictos que con más frecuencia concilian los bumangueses | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-24 05:00:00

Conflictos que con más frecuencia concilian los bumangueses

Las peleas entre vecinos, que incluso se salen de control y pasan de las agresiones verbales a las amenazas directas, lideran el listado de conflictos que enfrentan a los bumangueses, quienes a falta de una salida amistosa, encuentran en la conciliación la única alternativa para dirimir sus diferencias.
Conflictos que con más frecuencia concilian los bumangueses

Y es que los problemas de convivencia en los que suelen enfrascarse los habitantes de la capital santandereana, van desde la típica mascota que ladra mucho o ensucia la puerta de la casa ajena, pasan por las disputas familiares, inquilinos ‘mala pagas’ y líos ‘de faldas’, hasta el vecino que acostumbra a dar un concierto diario de reguetón o vallenato.

Todas estas situaciones problemáticas, que son susceptibles de lograr un acuerdo sin recurrir a prolongados procesos judiciales, son las que atiende el Centro de Atención de Conciliación en Equidad, que funciona desde hace 16 años en la ciudad.

Salvo contados casos en los que en su mayoría intervienen abogados de las partes en pleito, el 90% de las audiencias termina en acuerdo, señala Juan Bautista Bustos, coordinador del Centro de Atención.

A continuación, Vanguardia Liberal, en su habitual ‘ranking’ de la semana, estableció una clasificación de las disputas más frecuentes que protagonizan los ciudadanos en Bucaramanga, sustentada en las audiencias que realiza el Centro de Atención de Conciliación en Equidad.

Peleas y amenazas entre vecinos

Motivos, o más bien pretextos,  sobran para que ocurran roces entre vecinos: aquel que ofende al otro porque lo miró mal, el dueño del perro que no respeta el jardín ajeno o el que vive amenazando con demandar a todo el mundo.

No es raro que la gente termine metida en líos a causa de intimidación, calumnia y chismes, en un claro ejemplo de intolerancia.


Líos por arrendamiento

Los casos en materia civil, especialmente relacionados con arriendos, compraventas, traspasos de vehículos y deudas de administración en conjuntos residenciales, también generan problemas: No faltan los inquilinos ‘pesadillas’ que se cuelgan con el pago del arriendo, la factura de servicios o que ‘desvalijan’ el inmueble.

Violaciones al Decreto 1355 del Código Nacional de Policía

Son las querellas por escándalos y alteraciones en la vía pública, ya sea por parte de ciudadanos que ‘arman’ fiestas al aire libre o los establecimientos comerciales que utilizan equipos de sonido a alto volumen y producen contaminación auditiva.


Invasión de espacio o perturbación a la propiedad

El ruido es, sin lugar a dudas, uno de los problemas más recurrentes que tienen los residentes en edificios o conjuntos residenciales. Lo cierto es que la Ley 675 del 2001 que regula la Propiedad Horizontal, parece ‘letra muerta’. Hay quienes tienen que lidiar con vecinos ruidosos que ponen música a todo volumen con las ventanas abiertas o los que se la pasan corriendo sillas y muebles.

Otro lugar destacado lo ocupan aquellos que atraviesan el carro e invaden el estacionamiento ajeno, se apoderan de metros cuadrados de un área común o el dueño del apartamento contiguo que hizo reparaciones y de paso dañó un inmueble cercano.


Violación a las normas penales

Se trata de querellas, como lo señala la Ley de Pequeñas Causas, siendo las más comunes el abuso de confianza y las lesiones personales.

Por ejemplo, la persona a la que le prestaron un computador y no lo devolvió o lo entregó en mal estado o el hombre ofuscado que le rompió el tabique a otro (en este caso se tiene en cuenta la incapacidad del médico legista).


Reclamos por alimentos

Cuando una pareja se separa, y hay hijos de por medio, por lo general surgen reclamos respecto a cuánto dinero se destinará para el cuidado de los pequeños, o la cuota asignada de alimentos. En otras ocasiones, los problemas no sólo se basan en la manutención, sino en la separación de bienes y cuerpos así como en la custodia y la regulación de visitas de los hijos en común.


Celos entre parejas

Uno de los principales motivos de discusión y crisis entre parejas se deriva de los celos y las sospechas por infidelidades que despierta uno de los cónyuges. Es más, este tipo de conflictos viene en aumento en las audiencias de conciliación, y es el detonante de agresiones físicas y violencia dentro del hogar.

Problemas de humedades y linderos

Dentro de la Rama Policiva, son usuales las desavenencias entre ciudadanos debido a que un inmueble filtró de agua al apartamento vecino, le rompió la pared al clavar puntillas para colgar un cuadro, le rajó los techos o le instaló obstáculos en su lindero.


Conflictos laborales y salariales

Cuadrar cuentas entre patrón y empleado es una carga pesada de conciliar. Son frecuentes situaciones como empleadores que liquidan mal a sus empleados, demandas cuando éstos han sido maltratados o despedidos injustamente sin que se les entregaran el sueldo correspondiente.


Casos insólitos

Hay quienes llegan a conciliar por razones un tanto insólitas y absurdas, como por ejemplo, el loro parlanchín, que además del ruido que produce por su silbido, es grosero, generando peleas entre vecinos; el inquilino que resulta tener problemas mentales y el vecino exhibicionista que sin ningún reparo se pasea desnudo por su apartamento con las cortinas abiertas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad