En libertad hombre que apaleó a empleado y lo arrojó a los leones | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-21 16:28:36

En libertad hombre que apaleó a empleado y lo arrojó a los leones

Un hacendado que en 2004 apale√≥ con ayuda de uno de sus empleados a Nelson Chisale, un trabajador de su reserva privada de animales salvajes en el norte de Sud√°frica, y luego arroj√≥ a su v√≠ctima a una jaula con leones, que devoraron el cuerpo, fue puesto hoy en libertad provisional.El due√Īo de la reserva, Mark Scott-Crossley, fue hallado culpable de asesinato y condenado a cadena perpetua en 2005, y el empleado que lo ayud√≥ en el crimen, Simon Mathebula, recibi√≥ una sentencia de 15 a√Īos de c√°rcel.
En libertad hombre que apaleó a empleado y lo arrojó a los leones

Scott-Crossley y Mathebula agredieron a Chisale, quien había sido despedido por el primero, cuando éste regresó a la hacienda para retirar sus pertenencias.

En octubre de 2007, Scott-Crossley apeló la sentencia original tras admitir que junto con Mathebula habían golpeado a Chisale, después de que éste lo atacara con un cuchillo, aunque afirmó que el trabajador ya estaba muerto cuando lo arrojaron a los leones.

La Corte de Apelaciones acept√≥ el recurso de Scott-Crossley, quien adujo que el homicidio de Chisale hab√≠a sido involuntario, lo exoner√≥ del delito de asesinato premeditado original y lo conden√≥ a cinco a√Īos de prisi√≥n por complicidad en la agresi√≥n que condujo a la muerte del trabajador.

Mathebula no present√≥ ninguna apelaci√≥n ante el tribunal y cumple su sentencia de 15 a√Īos.

La libertad condicional de Scott-Crossley, quien fue liberado bajo estricta supervisión de las autoridades correccionales sudafricanas y deberá prestar servicios comunitarios durante 36 meses, ha desatado una oleada de indignación entre los sindicatos de la provincia sudafricana del Noroeste.

La secci√≥n provincial del Congreso Sudafricano de Sindicatos (Cosatu, en ingl√©s) manifest√≥ su "rechazo total" a la decisi√≥n judicial de poner en libertad condicional a Scott-Crossley y dijo que "aquellos que son ricos y blancos contin√ļan siendo tratados de forma diferente de quienes son pobres".

Cosatu instó a la sociedad civil a enviar notas de protesta al Departamento de Justicia, el Departamento de Servicios Correccionales y la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica por lo que tildó de "un pobre servicio" al país.

La Organización de Presos Sudafricanos por los Derechos Humanos (Sapohr) expresó también su "disgusto" ante la liberación de Scott-Crossley al que calificó de "violento y racista delincuente".

La Sapohr pidi√≥ que se ponga en libertad a los presos por delitos no violentos y no reincidentes, a quienes han cumplido m√°s de la mitad de su condena, los mayores de 60 a√Īos y enfermos terminales, al tiempo que amenazaba con una campa√Īa de protestas en todas las prisiones del pa√≠s si no se atienden sus demandas.

La Liga Juvenil del Partido Comunista Sudafricano dijo a su vez que está "profundamente afectada e indignada" por la liberación de Mark Scott-Crossley y que la decisión de las autoridades "debe ser condenada por todos los sudafricanos".

"Respetamos el imperio de la Ley, pero nos disgusta la continua tendencia hacia un sistem√°tico aborto de la justicia en asuntos relacionados al asesinato de trabajadores negros en el pa√≠s", se√Īala la Liga Juvenil comunista.

El asesinato de Chisale y el juicio de Scott-Crossley han recalcado las tensiones raciales que subsisten en la √°reas rurales de Sud√°frica, pese a catorce a√Īos de igualdad ante la ley tras el desmantelamiento del antiguo r√©gimen segregacionista del "apartheid".

Los trabajadores son agredidos físicamente por algunos granjeros que hacen caso omiso de las leyes y siguen tratando a sus empleados negros como ciudadanos de segunda categoría, mientras que decenas de hacendados blancos han sido asesinados en las áreas rurales desde 1994, aparentemente, en represalia por los desmanes durante la era de la discriminación racial.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad