Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
21ºC
Actualizado 06:09 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-25 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Pero el acontecimiento tan anunciado se ha frustrado cada vez que se anuncia y más bien ha puesto en ridículo a los arúspices que todo lo saben. Más parece que es un ardid para ganar dinero, ya que para la mayoría de humanos, el dios de todo es el vil metal y que se llegue a él sin mayor esfuerzo.

Como el oro no sirve para entrar al cielo, porque eso de que con un cheque se entra el reino eterno  no es  válido, es mejor que acumulemos buenas obras  mientras llega el fin, pues estas sí valen ante Dios y tendrán recompensa. Y en dónde ganarlas hay infinidad de lugares: los asilos, los ancianatos, las instituciones que acogen al pobre, al desamparado, los niños de la calle; cada quien puede ayudar en la  medida de sus posibilidades. Por ahí se habla de una estampilla pro habitantes de la calle, pero… que no pase  como con la del anciano. Ayudemos a nuestra medida, ahora, antes de que se acabe el mundo…

Tobías Herrera Méndez

Fanatismo e hipocresía

Hace unos días escribía un caballero acerca de guerras y  Jehová, haciendo referencia a la actual crisis entre Colombia y Venezuela.  No pudo este señor disimular el odio que carcome sus entrañas  cuando aparte de considerar a Chávez un diablo, pedía que otro diablo se lo llevara.

Esta muestra de fanatismo hipócrita que considera demoniaco todo aquello que se opone a sus intereses, no a su credo, es bastante peligrosa, teniendo en cuenta la proliferación de sectas que actualmente  se registra en Colombia, donde a ninguna autoridad le llama la atención la forma rápida y oscura como muchos pastores se enriquecen.  Creo que el señor que escribió la carta a la que me refiero debe ser un pastor y su odio se debe a que en Venezuela mientras esté Chávez, no podrán las diversas sectas lavar los cerebros de tantas personas y comenzar con iglesias de garaje y a los dos años haber comprado la manzana entera como lo hacen a diario en Colombia. El presidente Chávez está en su legítimo derecho a reclamar (no de la manera que lo hace), pues la historia de invasiones de Estados Unidos  a Panamá, Afganistán e Irak desde bases cercanas o desde el mismo país es una razón fundamental para que cualquier mandatario de un país que no le haga caso a los gringos se preocupe.

El problema no es Chávez, el problema somos nosotros los colombianos que mientras todos los pueblos del mundo no quieren bases militares gringas, nosotros las estamos aceptando, convirtiéndonos en un peligro para un continente que quiere salirse de las garras del imperio.

Chávez no olvida la historia como hacemos los colombianos, por eso los crímenes de Garzón, Gaitán, Pardo Leal, Álvaro Gómez y muchos otros ilustres compatriotas quedarán en la impunidad.

Jorge Enrique Chacón Díaz

 

En algún lugar de La Mancha

Eran las seis de la mañana de un plácido domingo. En una placita de mercado al oriente de la meseta, encontré lo más parecido a esto que llamamos diversidad en todo sentido. En un costado a la venta de hortalizas y frutas, un local hecho al mismo tiempo restaurante, bar y taberna, punto de encuentro de amanecidos y amanecidas y algunos travestis, todos dignos personajes del cine de Fellini y el fondo musical a manera de banda sonora: Ayala y Vicente Fernandez, toda una francachela. Y a una puerta, otra escena: ventas ambulantes disputando el escaso parqueadero, también ocupado por algunas aves negras de carroña. Y los andenes del exterior, ni hablar, invadidos por mesas y manteles en el piso con productos naturales a un precio más módico. Y los expendedores de pescado sobre el piso asfaltado botando los subproductos del lavado de vísceras. Mientras tanto los ruidos de las busetas y los carros y las locas motocicletas producen unos decibelios de locura. Y todo esto porque no se ha entendido el papel socio económico de la plaza de mercado y se ha dejado a la deriva y en lamentable descuido aquello que pertenece a un sector popular. Ya sabrán a que ciudad me refiero.

Ernesto Rodríguez Albarracín

La clase política que nos merecemos

A raíz del comentado caso del AIS y la moción de censura, se va sabiendo cada día más de este escándalo. La defensa del ministro Fernandez se basó en un soplete que le hizo el anterior ministro Uribito y que el actual se lo aprendió al dedillo tratando de defender lo indefendible. En las encuestas previas a la moción de censura que le hacen a los congresistas politiqueros como el cuestionado Hernán Andrade, dijeron que debían votar a favor de la moción pero que si la bancada uribista decía lo contario, cambiaban de parecer. Esa es la clase política de pacotilla que tenemos y nos merecemos. Saben que no pueden ir en contra del régimen mesiánico, porque de  pronto les quitan  parte de la cuota burocrática que tienen estos individuos sin carácter.

Jose Guillermo Prada Velandia

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad