El dominó y sus fichas positivas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Feb 18 2018
22ºC
Actualizado 05:49 pm

El dominó y sus fichas positivas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-26 05:00:00

El dominó y sus fichas positivas

¬ŅAlguna vez ha jugado domin√≥? Si lo ha hecho, notar√° que a uno se le pinta una sonrisa en la cara cuando entre sus fichas aparecen los pares 0-0, 1-1, 2-2, 3-3, 4-4, 5-5 y 6-6.
El dominó y sus fichas positivas

¬ŅPor qu√© tanta dicha si, al fin y al cabo, todas las fichas cuentan?

Se cree que los pares ofrecen ventajas cuando llega el turno de jugar. Es una especie de ¬Ďcomod√≠n¬í o un excelente ¬Ďgana-gana¬í.

Cierto o falso, existe una relación de correspondencia: una ficha buena atrae a otra mejor.

De igual forma, también se podría advertir que una ficha mala, en el papel, desencadenaría jugadas que nos harían perder la partida.

El dominó tiene un efecto particular que, podría adaptarse a nuestra vida.

Por ejemplo: el par del 6 pinta sonrisas en la cara. Y, para nadie es un secreto, que la alegría en un rostro contagia de felicidad a los demás.

Lo propio ocurre con los amargados. Las personas así, por ejemplo, tienen el terrible defecto de que son miopes y no ven sino lo que está muy cerca de ellas.

En nuestro mundo, hay quien siempre es así: sólo se fija en sus problemas y se olvida de que existen personas que afrontan padecimientos peores. Lo más preocupante es que con su amargura, desencadena un efecto dominó, que termina arruinándoles el día a los demás.

Sin quererlo, nuestro mundo puede estar lleno de diversas reacciones parecidas al efecto dominó que, con frecuencia, le arreglan o le parten el alma a alguien.

¬ŅSaben? a veces todo comienza por bobadas o con cosas sin importancia que, a la larga, despliegan situaciones inc√≥modas.

Claro est√° que el domin√≥ planteado hoy por la P√°gina Espiritualidad es positivo. De hecho, todos los n√ļmeros de este juego se traducen en cosas buenas.

Veamos un ejemplo:

Los labriegos, los grandes sembradores del campo, siempre han ense√Īado que las tardes m√°s bellas llegan justo despu√©s de las ma√Īanas m√°s alegres. Tambi√©n creen que despu√©s de un agradable d√≠a de sol, caen lluvias ben√©ficas para sus siembras.¬† Y la verdad, no hay un pron√≥stico m√°s acertado.

Nuestros campesinos, que entre otras cosas juegan muy bien el dominó, por muy alterado que esté el clima, cultivan la esperanza, la convierten en una flor de primavera y, lo que es mejor, la balancean dulcemente al vaivén de sus ilusiones.

Para ellos no existen terrenos estériles. Si hay agua para regarlos, abono para prepararlos y semillas para cultivarlos, son capaces de promover jardines en el desierto.

Las escarapelas de los campesinos tienen el color verde incrustado en sus siembras. Incluso, algunos ponen en sus atuendos n√ļmeros pares, representando las mejores fichas del domin√≥.

No sabemos con exactitud por qué a toda hora tienen una sonrisa pintada en los labios, pero nuestros labriegos siempre se ven radiantes. Creen que todo marchará bien y, al final, sus cosechas no son lisonjeras ni mucho menos vanas.

Todos deberíamos pensar como los labriegos. Por muy atormentados de penas y sufrimientos que hoy tengamos, no debemos olvidar que a todos nos abriga un pedacito de cielo.

Nos agradar√≠a viajar por caminos que tengan¬† rosas; pero deber√≠amos tener presente que, en medio de ellas, existen espinas punzantes que nos impiden avanzar con la debida regularidad. Esas espinas son las ¬ďsimpat√≠as¬Ē o las ¬ďantipat√≠as¬Ē.

Cuando alguien se deja llevar por simpatías, prefiriendo a unas personas más que a otras, tal comportamiento le detiene su camino a la perfección.

Alguien observ√≥ a 200 personas del com√ļn en la calle y ni siquiera encontr√≥ a 10 de ellas contentas. Luego viaj√≥ en un barco de lujo, donde hab√≠a 300 ricos, y ni 10 de ellos demostraban felicidad.

Luego pens√≥: ¬ďsi la felicidad y la alegr√≠a no est√°n dentro de nosotros y en nuestro esp√≠ritu, lo de afuera ayuda muy poco¬Ē.

Cuando creemos en nosotros, crecemos y ganamos más de lo que ofrecemos; y lo mejor es que generamos un efecto dominó positivo.


mensajes de aliento

En sus comienzos el dominó no era un juego, sino una técnica para llenar de optimismo a la gente.

Los sabios les dieron a las fichas significados positivos que les permitían a las personas entusiasmarse y ver la vida con otros ojos. No era un asunto de numerología, ni tampoco de darle el poder que no tiene a una simple ficha. Era más bien una técnica para decirle a alguien que se deprimía que, en cada problema, había una gran oportunidad.

Veamos algunos de los significados:

0-0: Tiempo de espera.

1-0: Una persona desconocida le traerá noticias económicas.

1-1: Armonía y afecto. Momento de tomar decisiones.

2-0: Tiempo para viajar y crear nuevas amistades.

2-1: Reconciliación con viejas amistades.

2-2: √Čxitos laborales y felicidad personal.

 

3-0: Encontrar√° soluciones para todos los problemas que se le aparezcan.

3-1: Llegar√°n noticias sorprendentes y alentadoras.

3-2: Cambios agradables.

3-3: Tiempo favorable para el dinero.

4-0: Llegar√° algo que se anhela.

4-1: Conviene ser prudente con los gastos.

4-2: Hay que gente que le tendr√° una ¬ďmanita¬Ē.

4-3: Momento de iniciar cosas nuevas.

4-4: Reconocimiento social. Muy buenas perspectivas.

 

5-0: Es hora de ser positivo.

5-1: Tiempo de conocer personas especiales.

5-2: Surge en su vida la influencia de un amigo leal.

5-3: Llegar√°n cambios sorprendentemente agradables en su mundo.

5-4: Inesperados beneficios materiales.

5-5: √Čxito en cada tarea que se emprenda.

6-0: Comentarios positivos de usted har√°n los dem√°s.

6-1: Se solucionan problemas por la intervención de un amigo.

6-2: Muy buena energía.

6-3: Un futuro viaje, que le aportar√° gran felicidad.

6-4: Soluciona un pleito

con un viejo amigo.

6-5: Su solidaridad ayudar√° a mucha gente.

6-6: Es la mejor ficha de todas. Augura grandes éxitos y felicidad en todas las áreas de la vida.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad