Publicidad
Mié Jul 26 2017
21ºC
Actualizado 08:15 pm

Maquiavelo el maestro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-26 05:00:00

Maquiavelo el maestro

Entre las múltiples enseñanzas de Maquiavelo al Príncipe, está la que dice: “generalmente los hombres juzgan más por los ojos que por los demás sentidos, y pudiendo ver todo, pocos comprenden bien lo que ven. Todos verán lo que aparentas, pocos sabrán lo que eres y estos pocos no se atreverán a ponerse en contra de la inmensa mayoría”.
Maquiavelo el maestro

La enseñanza viene a propósito de la acusación que hace el Presidente de la República al Presidente de la Corte Suprema en el sentido de que éste está mintiendo, al pronunciarse sobre la conversación que sostuvieron sobre la terna de Fiscal. En lo personal y ateniéndome a la trayectoria actual del país, entre otros el hecho del conflicto entre el Magistrado Valencia Copete y el presidente Uribe por acusaciones similares, con demanda penal sin resolver incluida, no tengo ninguna duda de dónde está la verdad pero, acogido a lo que dice Maquiavelo, espero que cada quien comprenda lo que ve. Y resaltemos que Maquiavelo ni siquiera llegó a vislumbrar el poder de los medios de comunicación, especialmente al tener acceso ilimitado a la televisión.

Otra enseñanza de Maquiavelo dice: “Empezó César Borgia pues, por debilitar los partidos de Orsini y de los Colonna en Roma, atrayéndose y ganando a cuantos gentiles hombres había adictos a ambas casas, ora por dinero, bien mediante gobiernos, ya ofreciéndoles empleos, según su categoría”.

Aquí basta con cambiar Orsini por Teodolindo y Colonna por Yidis y trasladarnos de 1513 a 2005 para pasar de la teoría a la realidad, eso sí adicionando otra enseñanza: “Es pues, necesario que un príncipe que desea mantenerse, aprenda a poder no ser bueno y servirse o no servirse de esta facultad según las circunstancias lo exijan”; porque si bien Teodolindo y Yidis están en la cárcel, sigue sin saberse el destino de los que inevitablemente estaban del otro lado, del lado de los “buenos” para que se configurara el cohecho. Tal vez el único caso en que pecó más el que lo hizo por la paga que quien pagó por pecar.

Ahora bien, Orsini y Colonna, Yidis y Teoolindo, habida cuenta las acusaciones permanentes, las sigue habiendo, que lo digan los enredados en lo ético, lo político, lo jurídico, trámite del referendo; y, como si faltara algo, viene el Agro Ingreso Seguro en el que el mismo Presidente ordena la recuperación de dineros otorgados indebidamente a manera de subsidios.

Quien gana o quien pierde en estos conflictos, choques de trenes o como se quieran llamar, difícil saberlo. Y ante lo crítico de la situación, podemos decir que no es lo importante. Un legislativo con alto grado de desprestigio, con elevado grado de transfugismo o “voltearepismo” y que llega al extremo que ni la oposición asiste a una votación de moción de censura promovida por ella; un Ejecutivo con desaforada ansia de concentración y perpetuación en el poder; un Judicial desprestigiado a propósito, llevado por oscuros intereses de poder.

Sí, al final de este proceso es difícil que se puedan acreditar ganadores, ante una perdedora indiscutible, la institucionalidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad