HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-26 03:30:26

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Las últimas administraciones de la ciudad, han dejado un paréntesis bastante comprometido con los ciudadanos.

 

Los gestores urbanos han mostrado poca capacidad para ejercer el oficio, es decir, no se ha visto una gestión culta coherente y civilizada  (necesidades históricas de la población y necesidades reales del medio ambiente...).

La ciudad es manipulada por el poder y el dinero (la administración pública no protege el interés colectivo - las decisiones que afectan a la colectividad, no son tomadas en función de los habitantes).

Desde el barrio que es el punto de partida de lo urbano, donde el yo se convierte en nosotros, el compromiso social debe primar sobre el poder del politiquero y sus patrocinadores. La comunidad debe actuar resueltamente para que la autonomía del barrio sea la clave, para que la gente del común elija: un buen alcalde y un mejor concejo (sin “peajes” que acomoden las determinaciones del gobierno, en beneficio de unos pocos).

Uriel Bautista Gamboa

Otro fiasco del Mintransporte

Como todo lo que se inventan los genios del Mintransporte, el Runt tenía que fracasar, como fracasó el indicador de velocidad programado para instalar dentro de la cabina de  buses públicos intermunicipales; nadie lo usa o lo usa alterado  y le hicieron gastar a los transportadores casi medio millón de pesos por cada vehículo en esta medida inocua. El chaleco en las motocicletas tiende a desaparecer por inútil. La numeración en los cascos tampoco sirve para nada. La línea amarilla doble en carretera obstaculiza la movilidad; tendrá que ser rediseñada de acuerdo a normas internacionales de Tránsito para que cumpla su objetivo. Sería conveniente que dejaran de re-inventar en pleno Siglo XXI todo lo que ya está inventado solamente para aparentar  estar “trabajando”. Eso no es lo que requiere el país para evitar la accidentalidad y optimizar su infraestructura vial; en cambio, deberían  estar  construyendo dobles calzadas; pavimentando y ensanchando los caminos de herradura entre los municipios de “tercera” y arreglando la malla vial de las grandes y pequeñas ciudades, aspectos prioritarios antes del inútil Runt. ¿Cuánto costó? ¿Quiénes lo pagan? Nosotros, los paga-impuestos.

Fabio A. Ribero Uribe


No nos dejan vivir

Somos los vecinos de la calle 49 con la carrera 35, justo frente al EXITO de Cabecera.

Los conductores de los carros se pasan el día molestando cuando pasan con los pitos de la bocina y con los pitos de la alarma cuando cierran y abren el carro al aparcar. También pitan para apurar a los demás conductores en todo momento.

Los taxistas son los peores, pues son los que más molestan; incluso por las noche se saludan pitando a los que están en la parada de taxis esperando una carrera. Hay una “contaminación acústica” de órdago, pues hasta por las noches pasan personas andando sin educación ni cultura dando voces y silbando a todas horas.

Vivir acá es un auténtico caos y un infierno insoportable de ruido. Deberían pensar que hay quienes queremos vivir tranquilos y sin que nadie nos moleste. Tiene que ser muy desvergonzados para no darse cuenta, pero por lo que veo, aquí casi nadie respeta a nadie y cada uno va a lo suyo, incluso pisoteando a los demás.

Rafael García

Alcaldes diminutos para ciudades grandes

Bucaramanga y Floridablanca les quedaron grandes a sus respectivos Alcaldes. No han sido capaces ni  de solucionar un problema elemental, como mantener medianamente limpias las calles de sus municipios. O bien no les importa porque se acostumbraron a vivir en la inmundicia, o simplemente son incapaces de ordenarle a quien corresponda, que cumpla con sus funciones y luego revisar que los barridos se hagan.

Ricardo Sanabria

¿Cuál repavimentación?

Quedé estupefacta al leer en Vanguardia que en la alcaldía de Floridablanca están invirtiendo catorce mil millones de pesos en el reparcheo de algunas calles. Es realmente escandalosa por no decir que  casi utópico pensar que hayan invertido ni una milésima parte de esta suma cuando las calles se encuentran en el estado más deplorable que haya tenido en su historia. ¿Dónde están los organismos de control del estado, los medios de comunicación, las acciones comunales, los oriundos de Florida, que permiten semejante peculado? Pero como parece que no existen, o que también los callan o son comprables, invito a conformar un movimiento ciudadano con metro en mano para medir todos y cada uno de los parches “pavimentados” para ver si podemos destapar esta olla podrida que hay en Florida.

Maria Izabelth Quintero

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad