El mercado interno de estupefacientes | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-28 05:00:00

El mercado interno de estupefacientes

La comunidad tiende, inconscientemente, a conservar en la memoria colectiva ideas est√°ticas sobre los fen√≥menos sociales. La opini√≥n p√ļblica fija en su conciencia los hechos como si fueran inamovibles, olvidando que tienen gran energ√≠a, agilidad y cambian en forma continua. As√≠, llega el momento en que el concepto social se soporta en premisas desactualizadas e incorrectas¬† mientras que aquello que es materia de an√°lisis avanza con una din√°mica insospechada.
El mercado interno de estupefacientes

El ejemplo m√°s destacado de ello es lo que ocurre con el narcotr√°fico. La comunidad piensa en este fen√≥meno con las categor√≠as con las que lo juzgaba cuando exist√≠an los carteles de Medell√≠n y de Cali y la realidad muestra que el presente de tal tipo de delito dista mucho de lo que ocurr√≠a en los a√Īos 80 y 90 del siglo XX.

Hoy el problema no es solo la producci√≥n y mercadeo para la exportaci√≥n ilegal de estupefacientes, que no cesa; Colombia actualmente no solo¬† exporta coca√≠na sino que tiene un din√°mico, pr√≥spero y creciente mercado interno, lo que era insospechado hace 15 o 20 a√Īos.

Los narcotraficantes de hoy no solo tienen rutas para llevar estupefacientes a Norteamérica y Europa, sino que una de sus principales fuentes de enriquecimiento es el mercado interno de cocaína, producto que llega al consumidor final, en nuestras calles, a través de una complicada red de mercadeo doméstica.

En otras palabras, hoy Colombia tiene muchos consumidores y la telara√Īa de ventas que se ha creado para satisfacer la demanda es de grandes proporciones y sofisticaci√≥n. Tanto, que si se acabara la exportaci√≥n de estupefacientes no desaparecer√≠a el problema, ya que el proveer el mercado interno genera mucha riqueza a quienes lo hacen.

Lo peor es que las autoridades no est√°n preparadas suficientemente para enfrentar esta realidad delictiva. A√ļn se cree que el tr√°fico interno es un tanto artesanal, que hay una red no sofisticada de mayoristas y vendedores minoristas, cuando la realidad es que hay una densa y eficaz urdimbre de mercadeo dom√©stico.

Es imperativo adelantar un debate sobre la actualidad del hecho, estudiar en qué aciertan las autoridades al enfrentarlo, qué falencias hay en la represión actual de tan execrable delito y qué ajustes deben hacerse para poder enfrentar airosamente a tan duros y avezados traficantes.

De la inteligencia y racionalidad con que el Estado colombiano reaccione, depende el ma√Īana de las nuevas generaciones de colombianos pues no solo se debe buscar regenerar a los que ya son adictos, combatir a fondo y con eficacia a los productores y comerciantes de drogas estupefacientes, sino de salvar a quienes a√ļn no son consumidores con una profunda y permanente campa√Īa educativa de car√°cter preventivo.

Ese es el desaf√≠o que tiene ante s√≠ Colombia y el tiempo se√Īalar√° si lo supimos enfrentar airosamente o si nos hundiremos en un laberinto en el que se perder√°n generaciones enteras de compatriotas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad