Votar al contrario | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Oct 23 2017
21ºC
Actualizado 06:54 pm

Votar al contrario | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-29 05:00:00

Votar al contrario

En marzo del año entrante tendremos un nuevo debate electoral; se elegirá el Congreso de la República. Esta vez sí renovaremos el Congreso, decimos todos los colombianos. No queremos un Congreso corrupto. Sin embargo, con muy escasas excepciones, los mismos se hacen reelegir. Cada congresista tiene su clientela y el sistema está concebido así. Los congresistas como tales deben hacer favores, nada más. Vueltas, decimos aquí. En los demás países, como en el  sistema parlamentario europeo o en los EU, esto se denomina lobby.
Votar al contrario

Está permitido. Las vueltas en Colombia no, son penalizadas, se denominan tráfico de influencias, tiene como causal la perdida de la investidura. Esta sanción legal trajo como consecuencia que nadie deje sus huellas por escrito. Una tontería de marca mayor. Las cortapisas a la corrupción no sirven para nada. Las soluciones que intentan los políticos bien intencionados y que no hacen pilatunas en provecho propio, son derrotadas por los  políticos profesionales del chanchullo; jamás podrán ganarles. Es lógico, un gato es un gato, para no decir un zorro que suena a carroñero perverso. Simplemente gatos. Ya lo dijo Jacinto Benavente: Los gatos y los políticos siempre hallan un póstigo  para penetrar a la casa. Nada sirve para detener a los corruptos.  Quizás, si los electores se deciden a aislar a la clase política. Aunque me decía un amigo, eso ya lo intento Galán y muchos de sus amigos resultaron contaminados y además lo mataron. Pero a mí se me ocurre algo.

Ya que no parece existir remedio apropiado a mano contra los corruptos, deberíamos invertir el proceso, votar por los que no queremos elegir, usando el  método del ostracismo de los griegos, que consistía en que cada ciudadano tomaba una concha en la que escribía el nombre de aquel a quien quería desterrar. Para el conteo se necesitaban más de seis mil conchas. El nombre del ciudadano que estuviese repetido mayor número de veces, resultaba desterrado. De manera que quienes más votos tengan quedan descabezados y así sucesivamente hasta que se elija a los de menor votación, algo parecido al voto preferente. Es quizás la manera de elegir un Congreso en el que los colombianos podamos tener buenas esperanzas.

El problema está en que los políticos se las saben todas. A Arístides el justo le sucedió en Grecia algo terrible  con ese método. Un hombre que no lo conocía y no sabía escribir se le acerco y le dijo, no sé escribir, escríbame en la concha que quiero desterrar a Arístides. Él le pregunto ¿por qué quieres desterrarlo? Y le respondió, porque estoy cansado de que lo llamen Arístides el Justo. Arístides escribió  su nombre y partió al destierro. ¿Sucederá algo igual con Uribe?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad