Vamos a abrir un millón de hectáreas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-29 05:00:00

Vamos a abrir un millón de hectáreas

“Señores, en la próxima cosecha vamos a abrir un millón de hectáreas nuevas y para eso vamos a necesitar 1500 cosechadoras, 3000 nuevos tractores, mil sembradoras grandes, 1250 camiones para transportar la cosecha y quinientas mil toneladas de fertilizante, además de millones de dólares en insecticidas, fungicidas y herbicidas. Vamos a requerir cientos de aviones de fumigación, fumigadoras terrestres y vamos a generar 60.000 empleos directos”.
Vamos a abrir un millón de hectáreas

Con estas palabras, Blairo Maggi, gobernador del estado de Matto Grosso en Brasil, abrió la feria agropecuaria del estado en la ciudad de Rondonopolis en el año 2004, delante de los agricultores, vendedores de maquinaria, abonos y defensivos, banqueros, funcionarios del gobierno estatal y nacional, centros de investigación y público en general. Nadie se rió, a pesar de venir de una cosecha con problemas por la roya y el clima, pero sí se asomaron sonrisas de optimismo por parte de los asistentes. Cinco días después, la feria cerraba con ventas cercanas a los mil millones de dólares en equipos, más del doble de las más optimistas predicciones de los especialistas.

Esta es la mentalidad que genera desarrollo, que permitió que en tierras pobres y con costos que doblaban a los de Argentina, hoy se produzca el doble en soya, se esté desarrollando uno de los mayores clúster del mundo con la pecuaria, se hayan vencido las enormes distancias de los puertos y abierto las esperanzas del mundo en Brasil para su nutrición futura. En este Estado les garantizo que el senador Robledo no tendría más de un voto, ni el senador Galán podría pensar en hacer un debate por favorecer con sus políticas a grandes, medianos y pequeños. Debo añadir que en las primeras elecciones donde ganó el presidente Lula, Maggi estuvo en la oposición y para la reelección se convirtió en su aliado y así sigue siendo.

El gobernador Maggi es el mayor productor del estado, con más de 500.000 hectáreas sembradas este año, tiene dos puertos sobre el rio Madero que comunica con el Amazonas para salir al atlántico, es el presidente de la Fundación Matto Grosso que ha desarrollado genética y tecnología para todos, y no encuentra a nadie pensando si será muy rico, muy grande, ni si tiene mucha tierra. Como él, he conocido muchos empresarios de 150.000, 30.000, 15.000, 5.000 y 2.000 hectáreas, que empezaron con 50 y fueron creciendo hasta lo que tienen hoy. Claramente, hoy nadie puede empezar con tan poco por riesgo a perderlo todo al no tener la escala mínima, como no se puede empezar un negocio de gallinas con 1000, o de pollos con menos de tres millones, o una inmunizadora de madera para tres hectáreas.

La historia del desarrollo del cerrado brasilero está plagada de historias semejantes, en donde el carácter emprendedor de unos supera el negativismo de los menos para beneficio del país y de la región incluyendo a todos sus habitantes y entre ellos al gran número de consumidores que trabajando en otras áreas pueden disfrutar de comida barata y abundante. Lástima que este carácter emprendedor no fuera como las gripas que somos capaces de trasmitir a nuestros congéneres.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad