¿Vale la pena casarse? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-11-30 05:00:00

¿Vale la pena casarse?

Es aterrador el volumen de parejas que comparten su vida sin casarse. Muchas deciden mantenerse en sus respectivas casas, se ven de vez en cuando, mantienen intimidad, salen juntos y se muestran socialmente como “novios”.  
¿Vale la pena casarse?

Otros viven juntos, comparten sus cosas, son ante la sociedad “esposos”, pero cada quien decide hasta cuando desea convivir. Eso sí al tener hijos los pelean como perros y gatos.

Podemos ver que no hay un compromiso serio frente a la conformación de una familia porque quieren vivir como dicen “libres”, sin que nada les ate, como un documento o una bendición. ¿Les dará miedo contraer matrimonio? ¿Serán cobardes para dejar la soltería?

Yo llevo 25 años de matrimonio y mi hija mayor ya se casó y es feliz. El segundo tiene novia y admite el matrimonio como algo bueno para su vida. ¿Qué me puede decir al respecto?


Respuesta

Distinguido amigo: Sin pretender hacer comparación sobre la vida en pareja del pasado y los modelos de noviazgo y matrimonio actual, es innegable comprobar y aceptar los cambios que la sociedad ha venido implementando con el transcurrir del tiempo.

Son  más comunes las relaciones informales donde les une un sentimiento de cariño, una fuerte atracción física pero donde prima la independencia, que permite romper cuando se quiera ese lazo afectivo llamado entre comillas “noviazgo”, para darse un tiempo, es decir, para terminar sin tanto alboroto algo que se concibe sin la trascendencia de una posible unión matrimonial.

He ahí la y efecto de la “crisis del amor”. Las separaciones y divorcios están haciendo su papel para influir negativamente en la formación de futuras relaciones de pareja.

Defienda el matrimonio y admita en el corazón de sus hijos este sueño que se puede convertir en maravillosa realidad.

Reflexión

Papá y mamá han de ser digno ejemplo de ser imitado por los hijos aprendiendo a escuchar, aceptando y respetando las diferencias, admitiendo la complementariedad y facilitación del camino existencial del uno por el otro, transmitiendo con sus actos la confianza, tranquilidad y seguridad de un futuro colmado de amor y felicidad.

Afronten con serenidad y responsabilidad sus diferencias buscando caminos de perdón y reconciliación, alejando la idea de una separación y buscando por encima de todo la preservación de la unión matrimonial que ha sido bendecida por Dios para darse uno al otro con generosidad logrando al final la conformación de una hermosa familia. He ahí lo que debe ser.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad