Publicidad
Mar Jun 27 2017
21ºC
Actualizado 05:53 pm

El debate de la formalidad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-22 05:00:00

El debate de la formalidad

Que el país alcanzaría niveles aceptables de formalización de la economía era una de las premisas al concebir el actual sistema de salud.
El debate de la formalidad

Pero hoy los niveles de informalidad son del 56%, trayendo una ‘precarización’ del empleo, bajos ingresos, la no cotización de pensiones y una sobrecarga al régimen subsidiado en salud.

La ley 100 es un gran avance. Antes existía un régimen de seguridad social para los del sector productivo que cubría al 22% de la población y un régimen público, en teoría destinado a brindar cobertura universal, pero que sólo atendía al 40%. La reforma del 93 planteó una buena fórmula, pero le falta implementación. Se esperaba que quienes no tenían afiliación en salud entraran al Régimen Contributivo, permaneciendo corto tiempo en el régimen subsidiado. Con esto la mayoría de los afiliados no necesitarían del subsidio del gobierno y el sistema sería autosostenible.

Esta migración del régimen subsidiado al contributivo no se está dando. La realidad muestra una situación muy diferente. Según el Ministerio de Protección Social, la cobertura del Régimen Contributivo entre 2000 y 2006 pasó de 33,55 al 36,92%, es decir, un incremento de 1.836.194 de personas. Ínfimo crecimiento si se compara con el Régimen Subsidiado que en el mismo período pasó de 9.510.566 a 20.107.223 -hoy corresponde al 40,4% del total-, casi duplicándose. Esto sumado a que el 16,76% (7.275.850) de los colombianos no tiene servicios de salud.

¿Qué vamos a hacer? ¿Continuaremos  ampliando los subsidios? ¿Contemplaremos el problema estructural que implica políticas que propicien la vinculación al sistema contributivo mediante la formalización del empleo?

Éste es el debate que propongo. El pasado 13 de agosto presenté una demanda de inconstitucionalidad ante la Corte Constitucional, que busca la revisión del Artículo 162 de la Ley 100 de 1993, que habla de los Planes Obligatorios de Salud (POS) diferenciados, pues para el 2001 debía existir solo un POS, el más completo de los dos, el del Régimen Contributivo.

El fundamento de la demanda es la igualdad de servicios, independientemente del régimen a que pertenecen los ciudadanos, la discusión de fondo que queremos plantear es cuáles son las barreras que no permiten la formalización de la economía y  han llevado a un crecimiento exponencial de los beneficiarios del régimen subsidiado en salud, que hoy cuesta 5.4 billones de pesos, convirtiendo lo que debería ser excepcional, en la regla.

Cuando diseñamos el sistema de salud, el Régimen Contributivo (y su POS) debía ser la regla aplicable en una población con  empleo formal, y el Régimen Subsidiado una estación de paso para quienes perdían su empleo, que encontraban cobijo para su salud hasta cuando recuperaban su ocupación regular. En este tema tenemos que avanzar, no en paliativos que fortalezcan el círculo vicioso de la pobreza.

En nuestro país no existen reglas claras que eliminen barreras a la incorporación formal de nuestros ciudadanos que sufraguen sus propios servicios.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad