Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-01 05:00:00

Palabras Inútiles

Agotadas cada día más las posibilidades legales y legítimas de una probable reforma a la Constitución que permita otra  reelección del Señor Presidente, quedan los recursos extraordinarios, como diría Carl Schmitt.
Palabras Inútiles

Recursos, por supuesto, inconstitucionales, antidemocráticos, dictatoriales. Por ejemplo, ensayar un “zelayazo”, que aquí sería muy exitoso. Ya el ministro del Interior y Justicia, ex cáthedra, pontifica sobre una cosa que llama sin ningún rubor ley superior, supra constitucional,  basada en el embeleco de un supuesto “Estado de Opinión, fase superior del Estado de Derecho”. Una ley superior que pretende ser impuesta como voluntad general o como mandato popular indiscutible. Se trata pues, de tirar por el abismo nuestra ya saqueada Constitución, cada día más vacía de democracia real.

Entramos a un período exacerbado de triquiñuelas y mentiras desplegadas a plena luz, con descarado cinismo tiránico. Siempre ha existido la mentira, pero ahora la fabrican de manera vergonzosa, tecnológica, sistemática, constante y masiva. Estamos en un ambiente en el que todos parecen mentir: miente el Señor Presidente, miente la Corte Suprema, los ministros, los altos funcionarios. Y por supuesto, los desmirriados ciudadanos también mentimos. ¿Si todos mentimos, cuál es el problema?  La mentira es tolerada y hasta recomendada en ciertos casos, pero otra cosa es la mentira política con  la que se quiere sustentar un régimen político que desvertebra y desvirtúa la democracia real; es decir, la mentira que causará enormes daños a la sociedad, al cumplimiento de los derechos fundamentales y que hará de Colombia un país más injusto, más desigual y más corrupto, en donde las confabulaciones y conspiraciones funcionan a plena luz.

Nada es secreto y nadie puede decir que no está informado. Otra cosa son los enormes éxitos  y las consecuencias de la propaganda, la ideología y el terror, desplegados desde la existencia del narco paramilitarismo, para no ir tan lejos en la historia secular de las violencias políticas de nuestro país. Si todas las fuerzas de oposición política democrática no logran construir un frente exitoso que derrote las conspiraciones democráticas y las conspiraciones de masas –la voz del pueblo- tenemos asegurado el cenagal del autoritarismo que nos impedirá ser un país decente y viable en democracia real en las próximas décadas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad