De puentes y muros | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-05 05:00:00

De puentes y muros

La primera vez que visit√© el Puente de Boyac√°, no pod√≠a imaginarme que una infraestructura tan poco pretenciosa y peque√Īa fuera el epicentro de una de la grandes batallas de nuestra historia. All√≠ termin√≥ la campa√Īa libertadora de 1819. Ya examinando el peque√Īo valle ondulado donde se encuentra el puente, alcanza uno a imaginarse lo que los libros de historia describen: 2,670 soldados del ej√©rcito libertador luchaban por impedir la toma de Santaf√© de Bogot√° por parte de 2,670 soldados del ej√©rcito realista. El cruce del puente representaba un punto estrat√©gico: el que llegara all√≠ primero habr√≠a copado el terreno suficiente para la victoria.
De puentes y muros

Trat√© de hacerme esta misma imagen mental cuando en las pantallas de televisi√≥n mostraban el puente volado por la guardia venezolana o escuchando a oficiales de alto rango hablando de soberan√≠a en los otros pasos peatonales de la frontera con nuestro vecino pa√≠s. Lo que se ve√≠a era gente humilde de la regi√≥n tratando de vadear el peque√Īo r√≠o y era dif√≠cil entender c√≥mo con la destrucci√≥n de estos puentes se daba un golpe certero al contrabando, narcotr√°fico y los dem√°s males que a criterio de nuestros vecinos all√≠ ocurr√≠an.

Las guerras modernas no tendr√≠an a un General Santander a la vanguardia animando a sus hombres a tomar el puente. Lo que s√≠ existe es que tenemos de lado y lado grupos de presi√≥n y l√≠deres animando causas, creando s√≠mbolos y ganando adeptos queriendo construir escenarios que justifiquen una confrontaci√≥n. Se aprovechar√° entonces cualquier puente para hacernos creer que es el de Boyac√° de 1819. ¬ďMansos como la paloma pero astutos como la serpiente¬Ē, dice el adagio y esa hasta ahora ha sido la prudente posici√≥n colombiana.

El presidente Uribe habla de los Muros de Berlín que está construyendo nuestro vecino con sus medidas comerciales y fronterizas. Es una lástima ya que va en contravía de lo que precisamente los soldados del ejército libertador de 1819 anhelaban. Lo que debemos cuidar como ciudadanos, en especial en esta época, es que los muros no se nos caigan encima creando un nacionalismo malsano o pasando de oportunistas utilizando la coyuntura para avanzar en causas electorales. Por lo que dicen las encuestas pareciera que a los pueblos colombianos y venezolanos sí les ha calado (más que a muchos de nuestros dirigentes) el espíritu de libertad que nos dejaron las batallas de 1819. Por fortuna.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad