HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-07 04:56:55

HAGASE OIR

¬ďQueremos presidente para la paz no para la guerra¬Ē Para el periodo 2010 a 2014 debemos los colombianos que amamos, que queremos a nuestra Patria, que queremos con todo nuestro coraz√≥n y alma a nuestra querida Colombia, elegir a un presidente que sea cristiano,
HAGASE OIR

un ap√≥stol de la paz y la reconciliaci√≥n nacional, que le apueste a la paz y no a la guerra que no se convierta en un ¬ďCa√≠n¬Ē de Am√©rica, que haga respetar la ¬ďSoberan√≠a Nacional¬Ē que es lo m√°s sagrado de una naci√≥n, que pare la guerra inmediatamente contra los campesinos, los afrodescendientes y en especial contra los ind√≠genas, ya que son los verdaderos due√Īos de la tierra y representan la dignidad nacional. Yo les pregunto a los patrocinadores de la ¬ďGuerra¬Ē que sabemos qui√©nes son, que no pueden seguir diciendo que son fuerzas ¬ďoscuras¬Ē, que son extraterrestres, ¬Ņqu√© hemos ganado con 62 a√Īos de guerra desde la muerte de Jorge Eli√©cer Gait√°n? 3 millones de muertos, miles y miles y m√°s miles de viudas, y millones de hu√©rfanos, 4 millones de desplazados y nuestra patria destrozada social, pol√≠tica y moralmente. En ning√ļn pa√≠s del planeta Tierra los campesinos han soportado una guerra tan larga, cruel, inhumana, y anticristiana como en Colombia. El pr√≥ximo presidente de Colombia tiene la obligaci√≥n de cancelar esta deuda Social que tiene el ¬ďEstado¬Ē con los campesinos colombianos. Llevando a sus corregimientos y veredas, carreteras, puestos de salud, acueductos, escuelas, colegios agropecuarios, electrificaci√≥n rural y cr√©ditos subsidiados, pues invertir en el campo es invertir en la paz.

 

Juan Afanador A.

C√°rceles municipales en el olvido

Estuve visitando los presos y la conclusión que puedo sacar es que a estos seres humanos se los come el abandono, porque viven en pésimas condiciones higiénicas, sociales etc. porque quien tenga forma de pagar una choza, lo hace, pero un detenido no lo puede o no cuenta con la privacidad de un dormitorio digno y decente dónde descansar y reflexionar sobre los errores cometidos.

Estar en una c√°rcel es privarnos de cosas tan elementales c√≥mo hablar diariamente con la compa√Īera, hijos y familiares, salir a donde queramos, hacer lo que realmente nos gusta.

Generalmente siempre pensamos que todos los que est√°n privados de la libertad se lo merecen o son seres de maldad, pero no es as√≠, dentro de nuestras c√°rceles hay personas condenadas que son inocentes, pero no cuentan con recursos econ√≥micos para que sean defendidos por un abogado, o sencillamente no saben defenderse de lo que les imputan, como tambi√©n los hay por tener un hom√≥nimo y es suficiente raz√≥n para que esta persona muchas veces sin realizar una investigaci√≥n exhaustiva sea condenada. La vida dentro de una c√°rcel es penosa. Dicen quienes han vivido much√≠simos a√Īos all√≠, que es similar a un infierno.

Amigos alcaldes y gobernadores, tengan en cuenta el hacinamiento que se vive en estos lugares, dotando a estos centros carcelarios para que por lo menos tengan un lugar decente dónde descansar y tomar sus alimentos. Las cárceles deben ser centros de rehabilitación y no de concentración, donde no se les prestan las verdaderas condiciones como canchas, sala de descanso, mesa de billar, juegos de diversión y un especialista en recreación, donde el preso vaya olvidando su pasado a través del tiempo

De las c√°rceles deben salir las personas no ofendidas sino con un contenido social que les permita volver con cari√Īo y paz y vivir en armon√≠a.Ojo se√Īores pol√≠ticos que de la c√°rcel nadie se escapa, h√°galo por el bien suyo y el de los dem√°s, arregle su propia casa.

Silvestre Ariza


Egoísmo social

Arrogancia y avaricia/hay en el planeta tierra/ sociedad de consumo/ generadora de guerra.

Ventajosos y bandidos/ pícaros de ley de embudo/ buitres de la sociedad/ sociedad de consumo.

Le hacen propaganda al mal/ envenenan el ambiente/ venden comida chatarra/ para destruir la gente.

Culpa es de gobernantes/ ladrones de los salarios/ complicidad de gobierno/ por no botar funcionarios.

Gandhi, preocupado dijo ¬ďno es la maldad de los malos/ es la cruel indiferencia/ que no genera reparos.

La pregunta a los controles/ en donde está su actuación/ habiendo los tres poderes/ por qué tanta corrupción.

Alberto Flórez Flórez.


El Conde de Cuchicute

Cuando residía en San Gil, conocí de cerca al llamado Conde de Cuchicute. El mencionado personaje concurría todos los sábados, a eso de las cuatro de la tarde, con sus tres secretarias, jóvenes y bonitas, a tomar chocolate con tamal y almojábanas al hotel Broklyn, de don Marcelino Martínez, acatado liberal del lugar.

Como yo me hospedaba en ese hotel, presenci√© el momento en que un s√°bado, al llevarse el Conde el pocillo de chocolate a la boca se pring√≥ fuertemente. Indignado y lleno de rabia, arroj√≥ su pocillo y los de sus secretarias al suelo, donde se volvieron a√Īicos. Acto seguido se lanz√≥ sobre la mesera insult√°ndola, pero no pudo alcanzarla. Esta peg√≥ veloz carrera y se refugi√≥ en la cocina, cerrando y trancando la puerta.

Los domingos, en horas de la ma√Īana, con sombrero de copa, mon√≥culo, varita de mango de plata, capa espa√Īola y espolines, montado al rev√©s, es decir, con la cara hacia la cola, en un caballo blanco, le daba cuatro vueltas al parque principal, ante la mirada burlona de los transe√ļntes que no pod√≠an contener la risa.

El caballo era tirado por las secretarias, vestidas como militares, con peinetas y flores en la cabeza.

A los dos o tres a√Īos de vivir yo en Bucaramanga, mataron al conde de varios machetazos. El homicida fue el mayordomo de su hacienda en Majavita. Fue enterrado en ese lugar y de pie, conforme a sus deseos expresados antes de morir. La tumba fue profanada m√°s adelante por unos ladrones con el fin de robarse un diamante y algunas esmeraldas que portaban los anillos de sus dedos.

Guillermo Reyes Jurado

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad