Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
18ºC
Actualizado 07:38 am

Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-08 05:00:00

Palabras Inútiles

La Navidad, nos dicen, es tiempo de paz. Lo tendremos movido, a pesar de las vacancias. La Corte Suprema ha proferido dos fallos importantes en estos días. La absolución de cargos al almirante Arango Bacci, que algunos comparan con el caso del coronel judío Dreyfus, en la Francia de finales del siglo XIX.
Palabras Inútiles

Si son comparables es porque detrás se urdió un horrible complot. Muchos años después, Dreyfrus fue rehabilitado, hasta donde ello fue posible en un recargado y macabro ambiente antijudío que devoraba a Europa por esas décadas de entre guerras. Hasta estatua tiene en París, en algún oscuro lugar. ¿Qué complot, o qué venganza hay detrás del caso Arango, uno de los más brillantes y exitosos  oficiales de los últimos tiempos? También mueve la Navidad la condena del ex gobernador y ex embajador Salvador Arana, sin duda muy significativa en el mundo sórdido de la parapolítica y el paramilitarismo, que puede tener enormes repercusiones en las campañas del próximo año. Aunque este país vive en un mundo muy raro, el mundo del “todo es posible y todo se puede”, propio del Estado de Opinión. Sin embargo, la justicia resiste perder la decencia.

De manera abrupta, sale a decir el ministro del Interior y de Justicia, que viéndolo bien, es mejor refundar el extinto Ministerio de Justicia, que en mala hora acabó el “uribato”. Por supuesto, no es merced ni gracia gratuitas, viniendo de donde viene. ¿Cuál es su verdadero propósito? Impulsar una reforma estructural de la justicia; es decir, pasos de animal grande, que implicará otra reforma constitucional, de esas que saquean la democracia, según lo prescribe el cesarismo democrático, que poco a poco se ha entronizado en el país en los últimos siete años. La supuesta reforma puede significar una carga de profundidad contra la Corte Suprema y contra lo que nos queda de justicia. Implicará barajar funciones y competencias, de manera que el entorno de políticos y funcionarios comprometidos con la parapolítica y la alta corrupción puedan, incluso, ser condecorados. El restablecimiento del ministerio es una necesidad, pero es una oferta perversa  que viene torcida y con aire de zanahoria y miel. ¡Muy tentador!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad