Turismo y patrimonio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-09 05:00:00

Turismo y patrimonio

La información que registran los medios, que el Parque Nacional de Chicamocha se ha convertido en el destino turístico más visitado por los colombianos, es la consolidación de un programa que nació en San Gil hace más de dos décadas. Un grupo de visionarios lideraron este proceso, que inicialmente tenía como fin buscar fuentes de empleo diferentes, ante el negativo impacto económico que la Transversal del Magdalena le generaba en la región, al desplazar la actividad transportadora que le generaba empleo a cientos de personas.
Turismo y patrimonio

Hoy, dos décadas después, este plan ha sido realmente se ha cumplido y en el tema particular de la generación de empleo, posiblemente el más exitoso programa de las últimas décadas en Santander. Si bien hoy este proceso lo identificamos con Panachi, que hoy se consolida como la imagen de Santander, no debemos olvidar que es un proceso complejo que vienen realizando un conjunto de municipios de las provincias Comunera y Guanentina, que poseen la mayor reserva patrimonial de Santander. Ellos a buena hora tomaron conciencia de la importancia del tema, se han capacitado y desarrollan planes importantes para aprovechar los beneficios económicos del turismo.

Los municipios beneficiados son muchos, pero aquellos que cuentan con mayor atractivo en clima, arquitectura y paisajes, atraen más a los turistas y logran que permanezcan y regresen. Sin embargo, nos preocupa el descuido que se tiene por la calidad y manejo de este patrimonio, que es el atractivo real de la zona.

Como ejemplo de este deterioro, el más valioso y representativo de todos, fue el del Socorro, por haber sido la ciudad más importante durante varios siglos y la capital del Estado Soberado de Santander. Sin embargo, es el que tiene el tiene el más grave deterioro, buena parte de su centro histórico ha desaparecido. También San Gil ha perdido valiosas construcciones, sumado al progreso mal enfocado, con altas densidades y saturación de edificios que no respetan la imagen y el perfil de este centro histórico.

Otro factor negativo es el desconocimiento en las rutas de turismo de varios municipios igualmente valiosos, como Simacota, Páramo, Charalá y Pinchote, que poseen valiosa arquitectura y que tampoco tienen planes de preservarla y mantenerla.

En el marco de las políticas de turismo, se debe reinvertir parte de los ingresos en el mejoramiento y mantenimiento del patrimonio de la zona, por cuanto su deterioro y desaparición pueden afectar a largo plazo la permanencia del turismo de la región.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad