Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
21ºC
Actualizado 08:49 am

De la seguridad democr√°tica a la paz | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-12-10 05:00:00

De la seguridad democr√°tica a la paz

En el cuatrienio 62-66, Gobierno de Guillermo León Valencia, se terminó satisfactoriamente con el horror de la violencia partidista y la violencia bandolera, secuela de la partidista; fue la culminación de un proceso que la historia reconoce como iniciado en los Gobiernos de Rojas y la Junta Militar y que tiene su punto máximo en los pactos del Frente Nacional. La misión de Valencia fue tan exitosa que por ello mereció el nombre de El Presidente de la Paz.
De la seguridad democr√°tica a la paz

No obstante, en virtud de la política de exportación de la revolución de Castro, aparecen las Farc y el Eln, entrenados por Cuba y financiados por la Unión Soviética. Lo denuncia el mismo Presidente. Sobre estos grupos, Valencia advierte a toda la sociedad de la perentoria necesidad de hacerles frente, no solo por la fuerza de las armas, para Valencia es claro que lo social es una exigencia de la paz y va mucho más allá. En alguna de sus intervenciones exhorta a todos a que si no somos capaces de amarnos como hermanos, como lo predica el Evangelio, por lo menos dejemos de odiarnos tanto.

Cuarenta y m√°s a√Īos despu√©s y luego de siete a√Īos de seguridad democr√°tica, el presidente Uribe reconoce el inusitado incremento de la violencia en las ciudades, empezando por Medell√≠n, conmina a las Fuerzas Armadas a enfrentar y exterminar a los grupos trasladados del campo a las ciudades y la aparici√≥n de bandas emergentes, que est√°n desbordando las violencias con la aparici√≥n de nuevas modalidades

Aqu√≠ valga recordar que en nota de la Revista Semana (sept. 09) se registra que el presidente Uribe despu√©s de una conferencia en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, de la Universidad de Harvard, se reuni√≥ con un peque√Īo grupo de estudiantes colombianos y que ante una pregunta a prop√≥sito de la reelecci√≥n y la encrucijada que tiene en el alma, el Presidente explic√≥ que le surge entre el temor formal de modificar la Constituci√≥n, con todo lo que ello que implica, y el real de que Colombia vuelva a vivir con un Gobierno de mano floja, las √©pocas en que mataron a su pap√°.

Sin m√°s comentarios para que cada quien saque sus propias conclusiones, ojal√° acompa√Ī√°ndolas con dos citas de Gandhi, verdadero abanderado de la paz:

La primera: ¬ďEl sendero de la paz es el sendero de la verdad. Conquistar la veracidad es m√°s importante que conquistar la paz. Por cierto, la mentira es la madre de la violencia. El hombre veraz no lograr√° ser violento durante mucho tiempo: en el curso de su b√ļsqueda advertir√° que no precisa ser violento. Despu√©s, descubrir√° que mientras persista en √©l un m√≠nimo rastro de violencia, no conseguir√° encontrar la verdad que procura.¬Ē

La segunda: ¬ďEl esp√≠ritu de la democracia no es una cosa mec√°nica que se obtiene mediante aboliciones formales. Es algo que exige un cambio en el coraz√≥n... Mientras uno se empe√Īe en conservar su espada, no ha conquistado en absoluto su intrepidez.¬Ē

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad